Gareth Bale | EFE

La trifulca de Bale (y de las gordas) en el vestuario: “Gritos, patadas y golpes”. Benzema, Lucas Vázquez y Modric están en el lío

stop

El delantero galés monta un incendio en el Ciutat de València

25 de febrero de 2019 (10:23 CET)

Gareth Bale fue este domingo uno de los protagonistas en el Levante-Real Madrid. El delantero galés fue el autor del segundo tanto, el que daba la victoria al conjunto de Santiago Solari. Anotó a pocos minutos del final desde los once metros. Pero Bale no estuvo en boca de todos por el tanto ni por haber asegurado los tres puntos a los blancos. Lo que realmente llamó la atención fue la reacción que tuvo tras transformar la pena máxima.

El feo gesto a Lucas Vázquez

El jugador celebró el gol solo, sin mirar a sus compañeros. Y no solo eso. Se quitó de encima a Lucas Vázquez cuando el gallego fue a abrazarle en un feo muy feo y que no pasó desapercibido ante las cámaras. Tanto que ninguno del resto de sus compañeros se atrevió a acercarse para felicitarlo. Solo Raphaël Varane chocó la mano con el atacante.

Resultado de imagen de bale lucas vazquez youtube

Gareth Bale levante

A Gareth no le gusta un pelo que jugadores como Lucas, Vinícius o Marco Asensio tengan más minutos que él. No considera que estén ofreciendo más al equipo de lo que aporta él. Y el que sea el damnificado de Solari cada dos por tres lo tiene de punta.  No lleva nada bien ser suplente.

En este sentido, por ejemplo, Bale no cree que Karim Benzema sea un jugador al nivel de lo que se exige a un ariete en el Madrid. Sin embargo, el galo es titular indiscutible. Y el ex del Tottenham no da crédito a que Benzema sí conserve la titularidad. Este domingo ni siquiera se levantó a celebrar el tanto del francés en el primer tiempo. La indiferencia fue total. 

De hecho, al único con el que se ha visto a Bale en una actitud positiva con Luka Modric. Incluso es al único que busca sobre el terreno de juego. Con el resto no puede. Y tampoco esconder su animadversión.

Gareth Bale Modric

Bale no esconde su enfado

Un mosqueo que no pudo esconder cuando llegó al vestuario. Afirman que se escucharon “gritos, golpes y patadas” a modo de reivindicación que dejaron claro lo mal que está llevando no ser uno de elementos clave del equipo.

Así las cosas, no parece que el panorama vaya a tener un buen final. Con actitudes como las que está teniendo en las últimas semanas, no le salvará ni un gol de chilena en la final de la Champions League.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad