La traición de Morata al Real Madrid (y Florentino Pérez)

stop

El delantero madrileño ha pasado a un segundo plano con Zidane

Álvaro Morata sigue dando que hablar | EFE

27 de enero de 2017 (20:12 CET)

Álvaro Morata vuelve a ser un espejismo del jugador que llegó a ser con la Juventus. En Turín asumió galones, tenía protagonismo y mucho más gol.

Triunfar en el Real Madrid es mucho más complicado. Y si el entrenador de turno tiene favoritismos hacia otros compañeros, la empresa se torna en casi imposible.

Es sabido que Zinedine Zidane siente una devoción especial por Karim Benzema, el nueve tipo del Madrid. El francés lo juega todo a pesar de su bajo estado de forma.

Algo parecido ocurre con el intocable Cristiano Ronaldo, que desde que pidió jugar más cerca del área ha obligado a Zizou a rehacer sus alineaciones y ha condenado a Morata.

Curiosamente, el mejor Madrid que se ha visto este año fue contra el Sevilla en el Bernabéu: ni CR7 ni Benzema estaban en el once. Morata fue titular con Asensio y James como protagonistas.

El Madrid aniquiló al Sevilla en aquella dura eliminatoria, pero luego tropezó contra los de Nervión en el duelo de Liga. En cuartos de final, contra el Celta, afloró el peor Madrid.

¿Atlético o Chelsea?

Morata se lo ha tenido que comer todo con patatas, pero ya está harto. Le han hecho volver para seguir haciendo de mamporrero, como antaño.

No tiene minutos, no participa en los partidos realmente importantes y, lo peor de todo, su confianza mengua a cada día que pasa.

Por todo ello, el delantero ha pasado al ataque. Las últimas filtraciones desde Valdebebas indican que el jugador negocia con el Atlético de Madrid.

Simeone ya lo quiso el verano pasado, pero Morata prefería volver a casa. Ahora, vuelve a valorar esta opción junto con otras ofertas que tiene sobre la mesa.

El club que va más en serio a por el delantero está en la Premier League. Es el Chelsea de Antonio Conte, que intentará comprarlo el próximo verano.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad