Sergio Ramos | EFE

La tangana de Sergio Ramos con Isco que dinamita al Real Madrid

stop

El lío entre el capitán y el crack andaluz que pone patas arriba al club blanco

28 de noviembre de 2018 (10:18 CET)

Y es más que oficial: hay caso Isco. Tal y como viene avanzando Diario Gol desde hace ya mucho tiempo, la situación con el centrocampista andaluz se está complicando cada vez más.

No eran pocos los que, al ver que Santiago Solari lo había dejado en el banquillo desde el primer día que se puso al mando del Real Madrid, avisaban que algo estaba fallando. No iban precisamente desencaminados.

Isco Alarcón | EFE

La tangana con Sergio Ramos

El crack español está en el punto de mira. Cuentan que no es precisamente uno de los jugadores que más se deje la piel en los entrenos, algo que Julen Lopetegui pasaba por alto pero Solari no.

Hasta la pasada noche el nombre de Alarcón incomodaba en el vestuario, pero tras enviar al español a la grada, el caso Isco ya ha salido del vestuario y se ha colado en todas las tertulias.

Que Solari deje fuera de la convocatoria a un jugador del peso del andaluz no es precisamente algo normal. ¿Cuáles han sido los motivos que han llevado al argentino a tomar una decisión tan bestia? Varios. Demasiados.

Sin embargo parece ser que la gota que colmó el vaso tuvo lugar durante el pasado fin de semana el jugador faltó al respeto al entrenador, algo que Santiago no ha perdonado. Y se lo ha cargado. Un castigo ejemplar que cuenta con el visto bueno de Sergio Ramos.

De hecho, cuentan desde dentro que la relación entre el capitán e Isco no es precisamente la mejor. A Ramos no le gusta un pelo la actitud pasota y la chulesca de un Alarcón que, en vez de luchar por recuperar su titularidad a base de trabajo y esfuerzo, opta por plantar cara al nuevo míster de malas maneras (aunque en público Solari diga lo contrario) y dinamitar al Madrid. Mal asunto.

El futuro de Isco Alarcón

Un Isco que está en boca de todos en el Real. No es para menos. Y es que nunca se había llegado hasta este extremo con el andaluz. Dejarlo en la grada es ponerlo en el disparadero y eso, obviamente, es algo que desde el palco saben, y aprueban.

Florentino tiene muy claro que ‘el caso Isco’ no puede ni debe perjudicar aún más a un vestuario que está muy podrido. Un vestuario donde la unión y el buen rollo de no hace mucho ha dado paso a disputas, encontronazos entre jugadores y técnico  e incluso tanganas entre pesos pesados, como es el caso.

Veremos cómo va evolucionando una situación que está muy al límite y que, eso sí, ha conseguido tapar el mal partido de los de Solari contra la Roma. Pero de eso prefieren no hablar en el club.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad