Gareth Bale | EFE

La tangana con Bale (Sergio Ramos, Modric y hasta Isco) en las últimas 24 horas en el Real Madrid

stop

El galés incendia el vestuario con otro feo al equipo

02 de mayo de 2019 (10:51 CET)

​Gareth Bale dejó a Zinedine Zidane y a los pesos pesados del vestuario del Real Madrid con la mosca tras la oreja tres el partido del pasado domingo contra el Rayo Vallecano. El delantero galés pidió a los responsables del cuerpo técnico poder marcharse de Vallecas por libre. El motivo es que tenía un viaje programado tras la derrota contra el vecino ciudadano.

Al jugador se le dio permiso y así fue como al finaliza el choque, un coche le esperaba junto al autocar del equipo, al que se subió y puso rumbo directo al aeropuerto. Una escena que no gustó nada a Sergio Ramos y el resto del núcleo duro del vestuario. Y el asunto ha provocado alguna que otra tangana en el vestuario.

Zidane les había dado fiesta a la plantilla los dos días después del partido contra el Rayo, y está claro que en ellos los jugadores pueden hacer lo que quieran. Siempre dentro de algunos límites establecidos. Obvio.

Gareth Bale pasa del Real Madrid

Pero el que el jugador no hiciera ni siquiera el paripé de volver al Bernabéu con el resto del equipo molestó a muchos en el conjunto blanco.

El grupo necesita, y sobre todo por cómo fue la derrota en Vallecas, dar la sensación de unión de cara al exterior. Y es que hasta Zidane señaló al equipo por su bajo rendimiento y pasotismo sobre el terreno de juego.  Pero actos como el de Bale no hacen otra cosa que ensuciar un poco más la imagen del equipo. Y no solo eso.

El futbolista hace días que tiene un pie y medio fuera del club. Su rendimiento no ha estado ni cerca del esperado en las seis temporadas que lleva en Chamartín. Y la paciencia de los responsables del club con el futbolista ha llegado al límite. También la de Zidane, que tiene claro que no cuenta con él para la temporada que viene. Pero mientras pertenezca a la plantilla merengue, debe dar ejemplo como tal.

El británico ya perdió el favor del míster en la primera etapa del galo y las cosas no han cambiado en absoluto. Zizou sigue viendo al mismo Bale desganado, egoísta y con una desidia descomunal. Y es que lejos de trabajar para recuperar la confianza, hace alarde de sus malas caras.

Bale provoca división en el vestuario del Real Madrid

Y tampoco muchos de sus compañeros confían ya en Gareth. Ramos, Marcelo y compañía no pueden ni ver al de Cardiff. Y el capitán no ha tenido pelos en la lengua para recriminar a Bale que saliera corriendo de Vallecas para irse en un jet privado.

Pero Luka Modric le defiende. El croata es el único aliado que le queda en el vestuario al que fuera su compañero en el Tottenham. Un panorama que está creando cierta fractura en el vestuario. El lío está servido.

Gareth Bale Modric

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad