La reunión de Pep Guardiola con el agente de un crack del Real Madrid en Manchester

stop

El ex del Barça va a por un peso muy pesado

01 de agosto de 2017 (12:51 CET)

Está en el punto de mira. El rendimiento de Gareth Bale tiene muy descontentos a los responsables del Real Madrid y a Zinedine Zidane.

El caché del jugador obliga a que el galés tenga que jugar por decreto, pero en el club empiezan a agotar su paciencia con el británico. Después de cuatro años en la capital, Bale está muy lejos del liderazgo que esperaban que asumiera en Chamartín. Precisamente Florentino fichó al delantero para ser el relevo generacional de Cristiano Ronaldo.

El luso ya estaba en el equipo cuando el presidente asumió el cargo en su segunda etapa -el portugués fue un fichaje de Ramón Calderón- y el dirigente quiso que el siguiente líder del equipo fuera un fichaje suyo. Pero nada más lejos de la realidad.

Observado con lupa

Salvo algún actuación clave como en la final de la Copa del Rey de la temporada 2013-14 –con el gol estelar dejando atrás a Marc Bartra-  o en la final de la décima, el ‘11’ blanco no está dejando mucho más para recordar entre la afición madridista.

Las lesiones tampoco le ayudan. En total, Gareth acumula más de 250 días de baja desde que firmó con el Real en el 2013.

Al futbolista tampoco le gusta la situación. Mientras esté CR7 en el equipo se ve incapaz de dar el paso adelante que le reclaman desde el club.

La posible llegada de Kylian Mbappé complica aún más la situación del atacante. Si lega el francés, un miembro de la BBC debe salir. Y ni Cristiano, al que siguen considerando decisivo, ni Karim Benzema, el privilegiado de Zinedine Zidane, se acercarán a la puerta de salida.

Ante esta tesitura, tanto desde la T4 del Santiago Bernabéu como desde el entorno del propio jugador, opinan que lo mejor es que el de Cardiff ponga punto y final a su paso por el Madrid.

El equipo que más ha sonado como posible destino de Bale es el Manchester United. Sin ir más lejos, José Mourinho le dijo a Gareth en el primer amistoso de la pretemporada que no lo fichaba “porque no habla”. Aún así, el interés de ambas partes por llegar a un acuerdo a corto o medio plazo es patente.

Guardiola se entromete

No obstante, en las últimas horas se ha sumado un tercer actor que podría dar con las intenciones de los red devils al traste.

Según las informaciones que llegan desde Inglaterra, el otro Manchester, el City de Pep Guardiola, habría iniciado los contactos con el agente del jugador para tantear su fichaje.

Los mandatarios citizens han sondeado a Jonathan Barnett, el representante de futbolista, para conocer las intenciones reales del delantero blanco.

La respuesta no ha podido ser más satisfactoria para los británicos. Bale no descarta salir, pero solo para ir a la Premier y si es para jugar en un grande. Un perfil en el que el City encaja a la perfección. La puja está a punto de empezar. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad