La peligrosa letra pequeña en la renovación de Gareth Bale por el Real Madrid

stop

El club madridista espera dar carpetazo a la renovación del galés 

EFE

25 de octubre de 2016 (18:51 CET)

La renovación de Gareth Bale en el Real Madrid está siendo más complicada de lo que parecía. Con las vistas puestas en la más que posible sanción de la FIFA, Florentino Pérez no ha tardado en hacer pasar por caja a los pesos pesados del primer equipo. Tras firmar un mercado de fichajes estival con el marcador a cero, el mandatario blanco trabaja a destajo para no perder a ningún activo en los próximos meses. Sin nuevas incorporaciones que refuercen la plantilla de Zinedine Zidane y con la amenaza del castigo detrás de la oreja, el presidente merengue no puede permitirse perder a sus piezas más preciadas. Por ello, el plan renove sigue su camino y los intocables van desfilando por el despacho del magnate madrileño.

Ante esta situación, la mejora de Gareth Bale se está convirtiendo en una de las negociaciones más complicadas que Florentino aún tiene en el tintero. El galés, consciente de que le está regalando al Madrid sus mejores años futbolísticos, no está dispuesto a seguir en el club blanco con las mismas condiciones que tiene a día de hoy. Por ello, sus agentes llevan varias semanas manteniendo conversaciones con el mandamás madridista para conseguir que se dé luz verde a las exigencias del delantero de Cardiff.

El Balón de Oro y un aumento salarial

Bale está siendo uno de los jugadores más regulares en este arranque de temporada. Tan es así que ante el bajo rendimiento de sus dos compañeros, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema, es Gareth el que se ha echado al equipo a las espaldas liderando en ataque. Desde que regresaron de las vacaciones estivales, el francés y el portugués están dejando mucho que desear sobre el terreno de juego. Por ello, galés quiere dar un paso hacia adelante a partir de esta renovación. Se ha cansado de brillar a medias tintas, siempre en la sombra de Cristiano. En este sentido, como ya desveló Diario Gol, la condición principal que pide Gareth para seguir en el Madrid es la de coliderar el equipo madridista junto al luso.

El delantero galés sabe que a sus 27 años está en su mejor momento futbolístico; si ahora no consigue galones, difícilmente lo hará más tarde. Por ello, no quiere perder su mejor etapa en la sombra de Cristiano y exige al Madrid que se vuelque institucionalmente con él para conseguir llegar a la élite: quiere el Balón de Oro.

Sin embargo, esta no es la única exigencia que Bale pone encima de la mesa de Florentino, ya que el salario también deberá ser revisado. Tal como apuntó Eduardo Inda en El Chiringuito de Jugones, el nuevo contrato de Gareth contemplaría 20 millones de euros brutos por temporada más incentivos. En este caso, si se ganase algún título o consiguiese coronar el Balón de Oro, el salario aumentaría considerablemente. De este modo, el atacante pasaría a ser el segundo mejor pagado de la plantilla, juntamente a Sergio Ramos y, según desvelan varios medios madridistas, Toni Kroos. Ambas partes pretenden dar el carpetazo en los próximos días.