Florentino Pérez pilla a un crack del Real Madrid llorando fuera del vestuario | EFE

La nueva guerra de Florentino Pérez con el Barça por un crack

stop

El Real Madrid busca arrebatar una nueva joya a los culés

05 de octubre de 2017 (22:50 CET)

Florentino Pérez ha abrazado de forma efusiva una nueva política de fichajes en el Real Madrid. En vez de tratar de contratar a las grandes estrellas una vez han despuntado y su valor se ha disparado, quiere captarlos antes de que exploten.

Desde las llegadas de James Rodríguez, Toni Kroos y Keylor Navas, el presidente blanco no ha acometido ninguna gran operación para reforzar a su equipo.  Se ha dedicado a captar talentos jóvenes y jugadores que rinden en equipos de menor calado.

Fue el caso de Marco Asensio, Jesús Vallejo, Lucas Vázquez o Mateo Kovacic, contratados todos en la temporada 2015/2016, o de Theo Hernández y Dani Ceballos, aterrizados en Barajas este mismo verano.

Para seguir con su plan de refuerzos continuos y poco gasto, el Madrid ya ojea a una nueva perla del futbol español. El FC Barcelona también lo tiene en el punto de mira y la guerra por convencerlo ya ha comenzado.

Una carrera a contrarreloj

Ferrán Torres es la última joya valencianista. La cantera que en los últimos años ha dado a Paco Alcacer, Bernat, Gayà, Carlos Soler o Lato termina de pulir ahora a su próximo gran proyecto de futbolista.

El centrocampista ché de 17 años ha maravillado a todo el mundo en la ciudad deportiva de Paterna y se encuentra ahora preparado para disputar el Mundial de la India sub-17, que servirá de escaparate de su talento.

La clausula de rescisión de Ferrán Torres es de 8 millones de euros, y Florentino Pérez medita pagarla para hacer con sus servicios inmediatamente. Quiere que entre en la dinámica de grupo del Juvenil A de Guti que se proclamó campeón de todo y trabajar un bloque de jugadores que sean el futuro del Madrid en no más de cinco años.

En Mestalla tratan de ofrecer una ficha profesional al jugador para elevar su clausula de rescisión a los 25 millones de euros. Si no pueden retenerle, al menos esperan sacar una mayor tajada de él. Florentino no parará hasta vestirlo de blanco.