La mofa de un jugador del Real Madrid a Zidane desata una guerra con Florentino Pérez (y Sergio Ramos)

stop

El crack madridista no esconde las burlas hacia el míster

Zidane no tolerará ninguna burla de ninguno de sus jugadores | EFE

28 de febrero de 2017 (10:24 CET)

Entre risas y bromas. Así recibieron Álvaro Morata e Isco Alarcón la noticia de que no serían titulares en el Estadio de la Cerámica, en el partido ante el Villarreal.

Antes del pitido inicial, un aficionado le dijo algo al centrocampista blanco y este respondió sarcásticamente que era el "segundo plato". No terminó ahí la cosa. Morata se sumó a la fiesta para decir que él era "el postre".

Pillados

A los jugadores se les vio con la misma actitud durante el encuentro hasta que Zinedine Zidane les dio entrada. Sus aportaciones terminaron siendo claves para la remontada final.

Las cámaras de El día después captaron el momento previo al partido y la situación no tardó en traer consecuencias.  Más después de que el técnico les diera minutos y les quitara la razón.

Los jugadores nunca fueron del agrado del míster. La broma del aficionado a Isco que Morata sigue no le gustó nada al entrenador. Zizou no tardó en ir a dejarle las cosas claras al presidente.

Ultimátum al presidente

No les quiere en el Real Madrid. Una cosa es que no cuente con ellos y que muestren su descontento en público. Al menos denota ambición por parte de los cracks. Otra cosa son las mofas, y el galo no está dispuesto a aguantarlas.

El presidente mandó a Sergio Ramos, al que tampoco le gustó nada lo ocurrido en Villarreal, que les diera un tirón de orejas. El capitán exigió a los futbolistas profesionalidad y les dio una buena reprimenda.

No quiere que se vuelva a repetir una situación así y el equipo no aceptará un comportamiento similar. El equipo está por encima de cualquier jugador y sus caprichos.

El técnico es el que manda, y ningún comportamiento hará que cambie de opinión. Lo único que harán es perjudicar a sus compañeros. Están avisados