La mala leche de un crack del Madrid tras golear al Betis

stop

Dos días después de la victoria, salen los trapos sucios en el vestuario blanco

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Asensio en la Supercopa de Europa | EFE

17 de octubre de 2016 (19:24 CET)

No todo son risas y alegrías en el Real Madrid. Si bien la goleada del sábado contra el Betis (1-6) tuvo un efecto revitalizante para Zinedine Zidane y sus jugadores más importantes –venían de cuatro empates consecutivos–, también dejó algún que otro incendio en el vestuario. Hay futbolistas que no están teniendo el protagonismo que esperaban y ello empieza a generar una cierta crispación. El fútbol de élite requiere demasiada paciencia y no todos los jugadores la tienen.

Uno de los futbolistas que mejor empezó el curso y que, a pesar de ello, se ha ido diluyendo como una pastilla efervescente en agua es Marco Asensio. Brilló en sus primeras intervenciones, ocupando el lugar de Cristiano Ronaldo, pero tras el mosqueo del delantero portugués en Las Palmas, Zidane tiene 'castigado' al jugador balear. Ha sido titular en cuatro de ocho partidos ligueros, pero en los dos últimos encuentros ha contado con escaso protagonismo.

Está afectado

Fuentes del entorno de Asensio reconocen a Diario Gol que el jugador está afectado porque pese al trabajo incansable que realiza en los entrenamientos no está teniendo recompensa. En el Benito Villamarín, el mallorquín gozó de 10 minutejos que Zidane le quitó a Gareth Bale para situar a Asensio en el centro del campo y así evitar un nuevo conflicto con el terco Cristiano.

Al parecer, esta difícil situación ha provocado que Asensio saque su mala leche en el marco de su entorno más íntimo. Está cabreado y de puertas para afuera se muerde la lengua. Para dentro, no.