La locura que De Gea pide a Florentino Pérez (y al Real Madrid)

stop

El meta del Manchester United pone en jaque al presidente y al club

05 de diciembre de 2017 (12:29 CET)

Obsesión. Florentino Pérez no pega ojo desde que en el mercado estival del 2015 David de Gea se le escapó de las manos por unos minutos.

El guardameta del Manchester United lo tenía todo atado con el presidente y con el Real Madrid. Asimismo, Keylor Navas, que entraba en la operación, estaba incluso subido a un avión para viajar de forma inminente a la ciudad británica.  Era el 31 de agosto, el último día con la ventana del mercado abierta, y como dice la Ley de Murphy, “si algo puede salir mal, saldrá mal”.

Demasiado tarde

El transfer y los papeles que confirmaban la operación no llegaron a tiempo y el fichaje quedó fuera de plazo, echando por tierra todas las gestiones que se habían hecho en Chamartín para hacerse con los servicios del ex del Atlético de Madrid.

Louis Van Gaal, entonces entrenador del United, exigió entonces al cancerbero renovar su contrato con los red devils con tal de mostrar su compromiso a la afición y al club, lo que alejó aún más al meta del Santiago Bernabéu.

Pero Florentino no lo ha olvidado. El presidente ha intentado su fichaje en los dos últimos periodos estivales de mercado, pero sin éxito.

Por un lado, el United no quiere dejarlo salir si no es a cambio de una muy suculenta cantidad de millones de euros. Mientras tanto, el portero tampoco estaría dispuesto a venir mientras tenga competencia en la portería blanca.

El mandatario le ha asegurado que si firma por el Real, Navas saldrá en globo. Pero en los últimos días De Gea ha puesto una nueva exigencia.

La última exigencia

El ex colchonero quiere jugar en el Madrid,según se conoce en Diario Gol, pero quiere hacerlo como uno de los pesos pesados. Es decir, el guardameta quiere cobrar 12 millones de euros limpios al año, al nivel de Gareth Bale o Sergio Ramos y solo por debajo de Cristiano Ronaldo.

Abandonar la condición de titular indiscutible en Manchester y la estima que tiene entre los seguidores ingleses tiene un precio. En las manos de Florentino está pagarlo.