La leyenda negra jamás contada de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid

stop

El futbolista portugués esconde un lado oscuro que ha dejado muchas víctimas por el camino

Algunos jugadores del Real Madrid felicitaron a los barcelonistas por la gesta ante el PSG | EFE

23 de septiembre de 2016 (23:25 CET)

Cristiano Ronaldo es implacable. Es la autoridad en el vestuario del Real Madrid. Solo Florentino Pérez puede cuestionar su poder de mano. Zinedine Zidane nunca entra al trapo con Cristiano y Sergio Ramos le mantiene a raya, pero ambos saben que se necesitan mutuamente y tienen un pacto se sangre donde impera el respeto máximo del uno hacia el otro y viceversa. Más allá de esto, Cristiano hace y deshace. Y en materia de fichajes, a veces tiene la última palabra.

Ronaldo ha dejado una larga senda de víctimas en el camino hacia el Real Madrid. Jugadores que podrían vestir la camiseta blanca y fueron vetados por el portugués. Autoritario, el luso ha vetado a varias estrellas que aspiraban a triunfar en el Bernabéu. No quería egos fuertes ni estrellas que viniesen a plantarle competencia. Con Gareth Bale ya tenía bastante.

Los vetados

Uno de los primeros que fueron vetados por Cristiano fue Arturo Vidal, hace dos veranos. Su fichaje por el Madrid estaba avanzado, pero CR7 no lo quería en el vestuario. Es un jugador con mucho carácter, famoso por sus juergas nocturnas y broncas. Un perfil que no gustaba al portugués. Lo vetó y terminó en el Bayern de Munich.

Luego vinieron otros: Zlatan Ibrahimovic tenía demasiado carácter como para coincidir en el mismo vestuario que cristiano, además es un jugador que acapara el juego. Tres cuartos de lo mismo ocurría con Robert Lewandowski, que le hubiese quitado protagonismo, goles y minutos a Karim Benzema, el mejor socio de Cristiano. Vetado. El último fue Paul Pogba: otra estrellita con aires de divo que viene a ganar popularidad y vender camisetas. No interesa. 

Las imposiciones 

No acaban ahí las imposiciones de Cristiano Ronaldo en el Madrid. El portugués, fiel amigo de su agente Jorge Mendes, también se las ha ingeniado para retener a tres piezas clave para él y para el representante portugués. La primera, ha forzado el regreso de Fabio Coentrao a la plantilla blanca a pesar de su bajo estado de forma. En segundo lugar, ha presionado para que el club vuelva a renovar a Pepe, a sus 33 años. Por último, consiguió retener a James Rodríguez en el equipo, hablando incluso con Zidane, y en los últimos partidos el colombiano ha vuelto a tener protagonismo. Ahora solo falta su renovación. Está en camino. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad