La frase más dura de Zidane llega al vestuario del Real Madrid ("Si lo tienes que regalar lo regalas")

stop

El técnico no da tregua a uno de los cracks

Zidane cierra la puerta del Real Madrid a un fichaje de Florentino Pérez

17 de abril de 2017 (12:13 CET)

No le quiere. Zinedine Zidane no cuenta con James Rodríguez. El técnico francés nunca ha escondido que el centrocampista no es de su agrado.

Ya el pasado verano, James estuvo a punto de salir del Real Madrid. Sin embargo, las ofertas que llegaron por el 'cafetero' no cumplían las expectativas económicas que tenía Florentino Pérez.

Problema crónico

El presidente pensaba ingresar una cantidad cercana a los 80 millones que el club pagó por el jugador al Mónaco en el 2014, pero ninguna de las propuestas superaba los 40 'kilos'.

En enero se volvió a repetir la situación. El colombiano tenía varios pretendientes, pero desde Chamartín rechazaron todas las llamadas. Por un lado porque las cantidades tampoco llegaban al mínimo. Por otro, los responsables prefirieron no deshacerse del media punta debido a la sanción de la FIFA que impedía al club inscribir jugadores.

Con todo, Zidane exigió a Florentino que su venta no pasara del próximo verano. El presidente respondió claramente al míster: no lo venderá si no llega una buena oferta por él.

Zizou se vio obligado a darle minutos y ponerlo en el escaparate, esperando a que algún club solvente y capaz de asimilar su fichaje mordiera el anzuelo. Pero los clubes grandes no pican y las ofertas siguen siendo insuficientes.

Al límite

El entrenador  galo teme que la situación con el sudamericano se repita otra temporada y a tres meses de la apertura del mercado estival ha sido tajante con el empresario. "Si lo tienes que regalar lo regalas".

Además, tanto desde el club como desde el cuerpo técnico, pretenden darle a Marco Asensio más protagonismo de cara a la temporada que viene, y con esta tesitura James se quedará sin sitio.

 Veremos si Florentino hace caso al preparador blanco y le quita el problema de encima. Lo que está claro es que Zinedine no quiere verlo ni en pintura en el vestuario el año que viene. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad