Keylor Navas traicionado por su presidente| EFE

La filtración de Keylor Navas que tiene a Florentino Pérez sin pegar ojo

stop

Al presidente le crecen los enanos

05 de octubre de 2017 (11:08 CET)

De más a menos. El rendimiento de Keylor Navas está dejando mucho que desear entre los responsables del Real Madrid.

Su llegada a Chamartín fue más bien discreta. El costarricense aterrizó en la capital procedente del Levante en la temporada 2014-15, que compartió con Iker Casillas. En total, disputó 11 partidos en los que encajó ocho goles.

Pero el episodio del ‘maldito’ fax que le afectó directamente en el verano del 2015 le puso todos los focos encima. Keylor debía salir rumbo al Manchester United a cambio de la llegada de David de Gea, el gran deseo de Florentino Pérez.

Se crece

El fax no llegó a tiempo y el resto es historia. No obstante, lejos de venirse abajo por el desafortunado suceso, Navas firmó una de sus mejores temporadas como profesional.

En total, encajó 31 goles en 45 partidos y en 22 ocasiones mantuvo su portería imbatida. Pero sus registros descendieron considerablemente el curso pasado.  El portero encajó 50 goles en 41 partidos y solo dejó la portería imbatida en siete ocasiones.

De más a mucho menos

Esta temporada, sus números siguen bastante lejos de la temporada 2015-16. El cancerbero, ha vuelto a las estadísticas de su primera temporada. Es decir, las de un portero suplente. El portero suma ocho goles encajados en 11 partidos, y solo ha logrado no encajar ni un gol en cuatro choques.

Tanto es así que los responsables del Real Madrid trabajan en la renovación de la portería del equipo de Zinedine Zidane para la temporada que viene.

De hecho, aunque se frustrara su fichaje, Florentino nunca ha olvidado a De Gea, al que intentó traer de nuevo el pasado verano. La defensa a ultranza de Keylor por parte de Zidane, las intenciones del guardameta de quedarse si no es para ir a un grande y la condición de David de que no firmaría por los blancos si tenía competencia en el Real,  volvieron a impedir la llegada del ex colchonero. Las exigencias económicas de los red devils tampoco ayudaron.

El presidente no quiere que le vuelva a pasar lo mismo en la próxima ventana de fichajes, pero no tendrá fácil hacer realidad sus deseos.

Florentino deberá dar salida a Navas para hacer hueco a De Gea, pero el mandatario tiene un problema irreversible. Con 30 primaveras a las espaldas -cumplirá 31 en diciembre-, el dirigente sabe que le será muy difícil colocar al de Costa Rica en un grande, tal y como desea el jugador. Y no solo eso. Su perfil como portero está muy alejado del tipo de guardameta que triunfa actualmente en el planeta fútbol como Thibaut Cuortois, Marc-André ter Stegen, Jan Oblak o el mismo De Gea. El culebrón no ha hecho más que empezar.