La fiesta de un jugador del Real Madrid en la última planta de una discoteca

stop

Máxima euforia en la plantilla blanca tras su victoria en el Calderón

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Asensio en la Supercopa de Europa | EFE

21 de noviembre de 2016 (12:13 CET)

El Real Madrid celebró por todo lo alto su victoria contra el Atlético en el derbi. Primero, con gritos y abrazos en el Vicente Calderón. Después, en una exclusiva discoteca madrileña.

Sergio Ramos, el capitán del Real Madrid, organizó la fiesta madridista en Blackhaus, una famosa sala de fiestas conocida anteriormente como Buddha.

El Blackaus es, posiblemente, la discoteca más selecta de la capital de España. Sus propietarios acaban de invertir cuatro millones de euros.

Socio de la discoteca

Sergio Ramos, según algunas informaciones, podría ser uno de los socios de la discoteca, muy valorada por los famosos por sus espacios VIP.

El capitán del Real Madrid reservó toda la parte alta de la discoteca para que sus compañeros pudieran festejar tranquilamente la victoria contra el Atlético.

El defensa internacional, curiosamente, no participó en el derbi del pasado sábado, pero fue uno de los futbolistas más eufóricos con el triunfo del Real Madrid.

Más líder en la Liga

El equipo blanco no sólo conservó el liderato en una jornada muy complicada, sino que abrió brecha respecto al Barça y al Atlético de Madrid. El equipo de Luis Enrique tiene cuatro puntos menos que el Real Madrid. El de Simeone ya está a nueve puntos del líder.

La victoria fue muy celebrada por toda la plantilla madridista y por los directivos del Real Madrid. El equipo blanco, actual campeón de Europa, está obsesionado este año con ganar la Liga.

El Madrid sólo ha ganado una de las ocho últimas Ligas. Fue en la temporada 2011-12, con José Mourinho como entrenador.

Hace dos años, Cristiano Ronaldo montó una fiesta sonada con motivo de su cumpleaños en la que participaron algunos futbolistas y el cantante Kevin Roldán. Horas antes, el Madrid había perdido por 4-0 en el Calderón. Aquel festejo fue muy criticado por un amplio sector del madridismo. El pasado sábado, todo eran abrazos y risas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad