La estrella del Real Madrid que apuñala a Sergio Ramo por la espalda | EFE

La estrella del Real Madrid que apuñala a Sergio Ramos por la espalda

stop

El central andaluz quedó señalado tras su último mal partido

23 de septiembre de 2017 (11:53 CET)

Sergio Ramos ha vuelto a comenzar la temporada fuera de forma. De hecho, esta situación ya es un clásico en la trayectoria del zaguero andaluz.

El futbolista sevillano, que fue sancionado contra el Deportivo con tarjeta roja para convertirse en el futbolista más expulsado en la historia de la Liga, también se pierde muchos partidos por sanción.

Es una situación que empieza a generar un cierto hartazgo en Zidane. El técnico galo siempre defiende a su capitán de puertas para fuera, pero cree que debería tener un poco más de cabeza.

Ramos es un jugador tremendamente impulsivo y demasiado agresivo en ocasiones. Ese comportamiento hace que deje al equipo vendido cuando es realmente necesario.

Con Ramos sancionado y las lesiones de Varane y Vallejo a principio de curso, Zizou tuvo que tirar de inventiva para componer la defensa en partidos como el Valencia. Tiene un pase.

Lo que ya le molesta más es que, encima, al volver de su sanción, dé muestras de desconexión constante. Despistado y poco activo, a veces parece más pendiente de marcar que de defender.

El cabreo de Zidane

Si bien es cierto que sus remates de cabeza a centro de Kroos se han convertido en un clásico, también parece que cada vez es más difícil repetirlo. En los tres partidos que se torcieron en el Bernabéu, Ramos no apareció para resolver.

Su obligación no es marcar goles, pero lo que no puede ser es que tenga cantadas defensivas como la que propició el gol de la victoria del Betis en el último minuto.

Fue un tanto producto de la desidia del camero. Sanabria marcaba de cabeza a placer porque Ramos no lo cubrió debidamente y fue superado por alto.

Cantó en el gol del Betis y se ha mostrado flojo, despistado, lento, desacertado y superado en cantidad de ocasiones en lo poco que va de curso. Zidane dio la cara por él impidiendo que Florentino Pérez fichase a otro central de renombre y, ahora, empieza a arrepentirse.