La confesión de Zidane a un crack revienta el vestuario antes del Alavés-Real Madrid

stop

El francés enciende la llama con una polémica declaración

Oferta del Real Madrid para cerrar el fichaje bomba del mercado de invierno

29 de octubre de 2016 (12:07 CET)

Lío gordo. Zidane avisó antes del arranque del nuevo curso que uno de los grandes problemas, si no el mayor, sería gestionar una plantilla plagada de calidad. Pasados varios meses desde el pistoletazo de salida, 'Zizou' no encuentra la fórmula para frenar las andanadas internas.

Todos quieren jugar. Nada nuevo. Pero no todos los que juegan son los mejores.

Una máxima de Zinedine corrió como la pólvora la pasada campaña: en el Madrid las alineaciones no se hacen, ni se harán, por nombres, y sí por el trabajo diario/momento de forma. Una premisa que enamoró al personal que no ha tardado más que un puñado de meses en verle las orejas al lobo.

'Zizou' mintió. Cuenta 'El Confidencial' que en la caseta blanca corre como la pólvora el contenido de una conversación que ponía en seria duda la independencia del galo en la confección del once, a la vez que deja por los suelos la teoría del "aquí juegan los mejores".

En el punto de mira

Zidane pilló por banda a Morata y Lucas Vázquez antes de medirse al Athletic en Liga para confesar: "Cuento con vosotros porque sois dos grandes jugadores, pero tengo la obligación de alinear siempre en el ataque a Cristiano, Bale y Benzema".

Unas palabras que han desatado una verdadera rebelión interna entre la clase media del Real que empieza a ver a 'Zizou' como un enemigo, más que como el amigo que les dijo ser. La insistencia del francés de mantener en la alineación a su protegido/compatriota Benzema, unido a la falta de contundencia con Cristiano Ronaldo, al que media plantilla raja por la espalda de ser uno de los grandes males del mal arranque del Madrid, agita a un grupo partido.

Los que disfrutan de la bula del técnico y sus privilegios, y los que luchan por sobresalir en un Madrid con órdenes desde las alturas y un entrenador, afirman desde dentro, al servicio de los capo del vestuario.