Isco Alarcón avisa de una fuga sonada | EFE

La cena de Isco con tres cracks del Real Madrid deja varios muertos

stop

El de Benalmádena deja finos a algunos de sus compañeros

05 de diciembre de 2017 (10:08 CET)

Las reuniones entre los componentes del clan de los españoles es algo habitual en el Real Madrid.

Sergio Ramos, cada vez menos afín a los pesos pesados del vestuario blanco y más unido a los que deben heredar las riendas del Madrid, fue el último en sumarse a un grupo formado por Isco Alarcón, Marco Asensio, y Dani Carvajal, y al que en los últimos meses también se añadió Dani Ceballos.

Todos ellos organizan a menudo cenas y encuentros en los que se tratan tanto temas extra futbolísticos como del equipo de Zinedine Zidane.

Temas candentes

La mala trayectoria del equipo en lo que va de temporada es uno de los asuntos que más preocupan a los futbolistas y ellos son los primeros que hacen autocrítica. Todos ellos son conscientes de que no están en su mejor estado de forma y de que el nuevo proyecto debe terminar de asentarse.

Pero también señalan la parte de culpa que tiene el técnico por algunas de las decisiones que toma en cada partido. Los jugadores están cansados de que primen los nombres por encima del rendimiento. Un pensamiento que también comparten Lucas  Vázquez y Nacho Fernández.

Los muertos de los españoles

Los españoles están hartos de la alineación en el once titular por decreto de Cristiano Ronaldo y de Karim Benzema, pese a que ninguno de ellos se acerca siquiera a la mejor versión que se les ha visto en Chamartín.  Apuntan que con ellos en el campo es como si el equipo jugara con nueve.

Y ya no solo por la sequía goleadora, sino también porque, tal y como aseguran los nacionales, no lo dan todo en el campo. Afirman los jugadores que “no meten la pierna” y denuncian que el míster no tenga en cuenta que hay otros jugadores que están mejor.

Y tampoco se escapa Gareth Bale. El galés apenas sale de la enfermería, pero basta un indicio de recuperación para que Zizou lo ponga en el campo independientemente de a quién tenga que sentar y de si este alguien está en mejor forma.