La bronca más bestia de Sergio Ramos a James Rodríguez termina muy mal en el Real Madrid

stop

El capitán canta las verdades al colombiano

James Rodríguez no está contento con Zidane | EFE

06 de abril de 2017 (10:28 CET)

Molesto. A James Rodríguez no le gustó nada la decisión de Zinedine Zidane de sustituirle por Isco Alarcón en el minuto 72 del choque ante el Leganés (2-4).

El colombiano dejó el terreno de juego visiblemente contrariado, murmurando, y explotó cuando llegó cruzó la línea de cal. El media punta, con mala cara, terminó dando un golpe en el banquillo.

Defensa en público

El míster lo justificó en la rueda de prensa posterior al encuentro: "No tengo nada contra James. Al contrario. Estoy contento con James. Es normal que esté enfadado, quiere jugar".

Emilio Butragueño siguió la misma línea en sus declaraciones: "James Rodríguez es un jugador de mucha categoría. Que a James Rodríguez no le ha gustado el cambio… Los jugadores quieren jugar y el entrenador es el que manda. Deben entenderlo así".

Sin embargo, la opinión que corre en el vestuario es otra. El del 'cafetero' no fue el único enfado en el vestuario.

La verdad, en privado

La realidad es que la actitud del centrocampista no gustó nada a los responsables –Zidane/Butragueño-. No es un secreto que el descontento y la distancia del técnico con el futbolista es cada vez más grande

Por su parte, el capitán Sergio Ramos no tardó en pararle los pies. El de Camas le puso los puntos sobre las íes al '10' blanco en cuanto llegaron al vestuario. El central le cantó las verdades a la cara.

El Real Madrid está en la fase decisiva de la temporada, con los dos títulos más importantes en juego. No es el momento de sacar a relucir el ego. El equipo y los objetivos están por encima de cualquier nombre/objetivos personales.

Los miembros del grupo deben remar todos en la misma dirección si quieren culminar la temporada de la mejor manera.

El andaluz le dejó claro que no permitirán más este tipo de actitudes en un momento en el que el Real se juega el ser o no ser y le avisó: los problemas en el Real Madrid se tratan de puertas para adentro.