La bomba que pone a parir a Cristiano Ronaldo en su renovación con el Real Madrid

stop

El último arrebato de egocentrismo del portugués enciende al vestuario blanco

Cristiano Ronaldo, con gafas de pasta, anuncia su renovación por el Real Madrid hasta 2021 | EFE

07 de noviembre de 2016 (23:03 CET)

No puede evitarlo. Cristiano Ronaldo siempre tiene que hacer de las suyas. Da igual que sea en rueda de prensa, entrenamientos, actos publicitarios, durante un partido o en el mismo acto de su renovación con el Real Madrid. No puede dejar de remarcar lo mucho que se quiere a sí mismo. Aunque sea en tono de broma y con la sonrisa de medio lado, él las suelta.

La última llegó, por tanto, en el paripé que organizó el club para escenificar la unión del crack portugués con el Madrid por otros cinco años. Hasta 2021. Estaban todos reunidos: Florentino Pérez, José Ángel Sánchez, Jorge Mendes, la madre de Cristiano Ronaldo y el crack portugués, entre otras personalidades, periodistas y muchos flashes para inmortalizar el momento.

Y soltó la bomba

Cuando le llegó el turno de palabra, tras recibir los merecidos elogios del presidente y ese mensaje directo a France Football –"Por sus éxitos con el Real Madrid y la selección de Portugal merece ganar el cuarto Balón de Oro"–, Cristiano sacó su mejor repertorio. Dijo no tener ansiedad por marcar y estar más feliz que nunca por ganar la Champions, la Eurocopa y renovar con el Madrid.

Entonces soltó la bomba: "El Real Madrid es mi cara". Sí, tal cual. En el sentido de que la gente que en el mundo piensa en Real Madrid, lo primero que se imagina es el rostro del portugués. Ni el escudo, ni la cara de Zidane, Ramos o Florentino. La cara de Cristiano. Y se quedó tan ancho. En el vestuario se ríen a carcajadas y se tiran de los pelos a partes iguales.