La apuesta en el vestuario del Real Madrid que destroza al Barça

stop

Los jugadores madridistas quieren hacer sangre de los problemas del eterno rival

Aquí podrás ver el Celta-Real Madrid | EFE

29 de noviembre de 2016 (10:06 CET)

El Real Madrid no seduce, pero manda con suficiencia en la Liga por los fiascos del Barça y del Atlético de Madrid.

El equipo de Zinedine Zidane tiene una renta de seis puntos respecto al Barcelona y de nueve respecto al equipo de Simeone. Este sábado, el Madrid está convencido de que abrirá una brecha mayor.

La plantilla madridista ya hace sus apuestas sobre el resultado del clásico. Varían los resultados pero hay unanimidad en el pronóstico: ganarán en el Camp Nou.

Golpe de efecto

Los pesos pesados del Real Madrid están eufóricos, ilusionados con dar un golpe de efecto en Barcelona.

El equipo blanco tiene una oportunidad histórica de situarse a nueve puntos del Barça. El escenario actual recuerda el de 2007. Entonces, el Madrid ganó en el Camp Nou y se escapó en la clasificación. Entonces, la distancia fue de siete puntos. Ahora puede ser de nueve.

El Barça de la temporada 2007-08 acabó muy mal. Con la destitución de Frank Rijkaard y una moción de censura que el expresidente Joan Laporta salvó por los pelos.

Presión alta

El Madrid actual, sin grandes alardes, se ha mostrado más fiable. Ha cedido tres empates pero no ha perdido ningún partido. El Barça, en cambio, ha perdido dos encuentros y ha empatado tres. Y, lo peor, su fútbol es cada vez más vulgar.

La plantilla madridista admite que el Barça tiene grandes individualidades, pero los jugadores creen que el potencial azulgrana cae en picado si el equipo de Luis Enrique tiene problemas para salir con el balón controlado.

Los capos del vestuario están convencidos de que Zidane ordenará una presión alta para desactivar al Barça. Su mayor preocupación es el regreso de Iniesta, pero saben que Sergio Busquets no está en un buen momento.