La amenaza de De Gea que lo cambia todo en el Real Madrid (y con Florentino Pérez)

stop

El portero del Manchester United mueve ficha

14 de marzo de 2018 (10:05 CET)

Se acabó. El proyecto de José Mourinho en el Manchester United ha muerto prematuramente. La eliminación inesperada de la Champions League a manos del Sevilla ha dejado a los red devils sin competición por la que luchar de aquí a final de temporada.

Los británicos salieron a especular con el 0-0 de la ida y lo acabaron pagando ante un Sevilla que en la segunda parte olió la sangre y no desaprovechó la oportunidad.

Se desconoce de momento si el portugués seguirá dirigiendo al United –todo pinta que no-, pero lo que es seguro es que algunos jugadores saldrán sí o sí el próximo verano.

De Gea ya tiene las maletas para salir de Manchester

Uno de ellos es David de Gea, que ha perdido toda su confianza en el conjunto inglés. Después de siete temporadas no ha logrado ni uno de los éxitos que esperaba cosechar en la Premier League y no quiere seguir esperando a ver qué pasa ni una sola temporada más.

Florentino Pérez, por su parte, le quiere. Desde hace mucho tiempo. Pero el mandatario avisó que no volvería a la carga si no veía algún gesto por parte del cancerbero.

Y el momento ha llegado. David tiene decidido que esta vez no dejará pasar el tren del Real Madrid. No perderá la ocasión de recalar en Chamartín como ocurrió en el 2015, cuando por culpa del episodio del ‘maldito’ fax tuvo que quedarse en Old Trafford e incluso renovar con el Manchester.

David de Gea toma la iniciativa

Asimismo, el portero dará el paso adelante que lleva tiempo pidiéndole Florentino y ha mandado una amenaza al United: si no negocian con el Real Madrid por su traspaso, se declarará en rebeldía.

Y esta vez no dejará que los mandatarios cojan la sartén por el mango. De Gea se quiere ir sí o sí de  un United en caída libre y no dejará que ni un fax ni nadie impidan su salida de Manchester y su aterrizaje en el Madrid.

Si en el Madrid le quieren, ya le pueden ir preparando el sitio en el vestuario. El sitio y la pasta, por supuesto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad