Keylor Navas recibe una llamada (y lo cambia todo en el Real Madrid)

stop

El futuro del portero tico da un giro radical

02 de mayo de 2018 (10:11 CET)

David de Gea es una de las prioridades de Florentino Pérez para la próxima temporada. El presidente blanco anda pendiente del cancerbero desde que su fichaje se fue al traste en el 2015. El internacional español debía llegar al Real Madrid a cambio de Keylor Navas. Pero el fax con el transfer no llegó a tiempo y la operación se truncó.

Desde entonces, Florentino no ha perdido de vista al meta del Manchester United. El mandatario ha esperado pacientemente hasta esta temporada para fichar por fin al portero. De Gea termina contrato el año que viene con los británicos, lo que permite a Pérez hacerse con sus servicios este año a low cost si los red devils no quieren ver como el año que viene se va con la carta de libertad.

De Gea pone una exigencia

Pero David puso una condición. No firmaría por el Real mientras tuviera competencia. De Gea solo aceptaría recalar en el Santiago Bernabéu si mantiene el estatus de titular indiscutible que tiene en el United. Por eso Florentino hace semanas que busca una salida para Keylor Navas.

Sin embargo, el cruce contra el Bayern de Múnich de las semifinales de la Champions League lo cambió todo. El tico firmó una actuación espectacular tanto en la ida como en la vuelta, en la línea de toda la Champions, en la que ha salvado al equipo en más de una ocasión.

Keylor Navas muller

Florentino Pérez mueve ficha con Keylor Navas

Tanto es así que Florentino cambió de opinión y le prometió al agente de Keylor que podría quedarse en el Madrid como segundo del portero que llegue a Chamartín. De hecho, el teléfono del su representante no ha dejado de sonar en los últimos días después de sus últimas actuaciones. Navas ha despertado el interés de varios grandes de Europa.

Hasta en el Liverpool, donde Florentino intentó meterlo en la operación Mohamed Salah, han recapacitado y se plantean negociar con el Madrid por el costarricense. Keylor tendrá la última palabra.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad