Keylor Navas niega el saludo a un jugador del Real Madrid

stop

El portero no puede más y estalla en el vestuario

Florentino Pérez deja en el aire el futuro de Keylor Navas | EFE

14 de febrero de 2017 (13:00 CET)

¡Basta! Keylor Navas decidió no dejar pasar ni una más. El costarricense ha pasado de ser un jugador clave en el primer año de Zinedine Zidane a ser el primero en la lista de futuros traspasos del Real Madrid.

Los números del guardameta dejan mucho que desear esta temporada. Navas ha encajado 21 goles en los 23 partidos que ha disputado y sólo dejó la portería a cero en cinco ocasiones.

Nada que ver con las estadísticas del pasado curso. 31 goles en 45 partidos y 22 partidos con la portería imbatida. Esos sí fueron números de campeón.

El fichaje frustrado de David de Gea por el maldito fax quedó en una anécdota después de la temporada explosiva que culminó el guardameta en el conjunto blanco. Actuaciones que fueron clave para la consecución de la undécima.

Esta temporada todo cambió. Su lesión a principio de temporada le dejó en el banquillo en las primeras jornadas y ha tardado cuatro meses en coger el ritmo. No fue hasta el partido ante el Osasuna que no vimos al Keylor de la pasada campaña.

Los traidores de Keylor

Antes, algunos jugadores del conjunto de Zidane ya habían pedido que lo sentara en beneficio de Kiko Casilla. Entre ellos Marcelo. Navas tiene mucho distanciamiento con el brasileño y hasta se evitan en el vestuario.

Los capitanes se mostraron de acuerdo con el lateral en este sentido. Pidieron encarecidamente al míster la suplencia del centroamericano. Hasta el partido de El Sadar.

Después del encuentro todos fueron a felicitarle por su gran actuación. Sin él los tres puntos no hubieran viajado a Madrid. Hasta Zidane lo elogió en la sala de prensa.

El portero reacciona

Pero es tarde. Keylor no es un falso. No le sirven las felicitaciones de los capitanes y del entrenador cuando sabe que le han rajado por la espalda. Menos aún a sabiendas de que Florentino Pérez está negociando con David de Gea y Thibaut Cuortois para la próxima temporada. El tico ignoró las palabras de los que le crucificaron.

Su indignación se hizo evidente en sus declaraciones al término del partido: "Yo sí valoro mi trabajo, me respeto a mí mismo y trato de esforzarme para ser el mejor; estoy con mucha tranquilidad". El mensaje al club fue claro y no sentó bien en la cúpula.

No obstante, por muchos mensajes que envíe al club y por muy bien que jugara ante los pamplonicas en el club ya tomaron la decisión.

Contratarán un portero para que sea titular en las próximas temporadas, con todo lo que conlleva para el actual cancerbero. Tendrá que conformase con la suplencia o buscar una salida. Las declaraciones no le servirán de nada.