Florentino Pérez tendrá un verano muy movido | EFE

Keylor Navas está en la calle: Florentino Pérez activa un nuevo plan

stop

El guardameta está en el punto de mira

26 de octubre de 2017 (11:20 CET)

Lo tiene crudo. Cada día que pasa Florentino Pérez está más convencido de que el primero en salir el próximo verano es Keylor Navas. El portero nunca ha sido del agrado del presidente.

Al mandatario le viene a la cabeza el episodio conocido por la mayoría del ‘maldito’ fax, que impidió el intercambio entre el tico y David de Gea, del Manchester United, en el 2015.

De hecho, el ex colchonero ha sido una de las espinas clavadas del dirigente, que intentó de nuevo sin éxito su fichaje en los veranos del 2016 y del 2017. Y como entonces, Florentino tiene pensado atacar de nuevo el fichaje del cancerbero del United en el próximo mercado estival.

Sin embargo, en las últimas horas ha ganado enteros en la T4 del Santiago Bernabéu uno de los porteros que los responsables tienen también en la agenda desde hace tiempo.

Tapado

Este es Kepa Arrizabalaga, del Athletic Club. El guardián de los palos vasco termina contrato en junio del 2018 y el agente del jugador se encuentra en plenas negociaciones por su renovación, pero lo cierto es que la situación se ha enrocado en los últimos días.

El futbolista se resiste a firmar la prolongación de su contrato en vistas de salir con la carta de libertad en cuanto termine la temporada.

La prioridad del portero sería recalar en el FC Barcelona y ponerse a las órdenes de Ernesto Valverde, al que conoce bien. No obstante, sabe que en el club catalán Marc-André ter Stegen es el portero titular indiscutible y que apenas tendrá oportunidades.

En la recámara

Este es el argumento que piensa utilizar Florentino para convencer a Kepa de que se convierta en el nuevo portero del equipo de Zinedine Zidane.

En caso de Arrizabalaga finalmente renueve con el Athletic o se decida por otro club, el mandatario mantiene el nombre de De Gea en la recámara, así como el de Thibaut Cuortois, al que tampoco han olvidado en Chamartín.

Por su parte, el guardameta tiene claro que quiere seguir en Chamartíon hasta agotar su contrato. El costarricense declar´en más de una ocasión que no tiene miedo a la competencia en el equipo. Sin embargo, Florentino espera que saber que será relegado al banquillo sí o sí le haga cambiar de opinión.