Kepa Arrizabalaga

Kepa no viene solo: el fichaje galáctico de Florentino Pérez que busca casa en Madrid

stop

El portero del Athletic Club llega acompañado de un crack

02 de enero de 2018 (09:59 CET)

Empieza la cuenta atrás. La llegada de Kepa Arrizabalaga al Real Madrid es cuestión de días o incluso horas. Con el mercado invernal abierto, Florentino Pérez ya puede negociar abiertamente con el guardameta sin el peligro de que el Athletic Culb denuncie a los blancos por adulterar la competición.

Una operación que le costará a los blancos 20 millones de euros, que es la cantidad que marca la cláusula de rescisión del portero vasco.

Lo quieren ya

Existía la posibilidad de que el cancerbero llegara en junio con la carta de libertad bajo el brazo, pues Kepa termina contrato con los leones entonces, pero tanto Zinedine Zidane como un importante sector de los responsables quieren cerrar el traspaso cuanto antes.

El míster quiere que empiece desde ya a competir con Keylor Navas por la titularidad.  En este sentido, Kiko Casilla no dio lo que se esperaba de él cuando el tico estuvo lesionado, lo que refuerza los deseos del técnico galo y compañía.

Por su parte Josu Urrutia, el presidente del Athletic, recientemente dijo en una rueda de prensa que no piensa negociar, y que si el Madrid quiere a Kepa deberá abonar la cláusula al completo. Asimismo, es cuestión de tiempo que Florentino pague los 20 ‘kilos’ y cierre la operación.

Josu urrutia

Pero la llegada de Arrizabalaga no será la única para la portería madridista. El del vasco solo será el aperitivo del plato fuerte que llegará el próximo verano.

El próximo en llegar

Thibaut Cuortois se ha convertido en el nuevo objetivo principal para cubrir la meta blanca. El belga termina contrato en el 2019, lo que deja al Real en una situación privilegiada para negociar.

El mandatario aprovechará los tiempos para presionar al Chelsea, que deberá dejarlo ir a low cost si Thibaut decide no renovar con los británicos, si no quieren ver como se marcha el año que viene con la carta de libertad.

Además, con el ex colchonero juegan con cierta ventaja. La ex mujer y los hijos de Cuortois viven en Madrid, donde hace tiempo que busca casa para regresar algún día.

Con todo, el portero no dudará en firmar un contrato que le acerque de nuevo a la familia de la que se alejó cuando dejó el Atlético de Madrid y firmó por los blues.