James Rodríguez tiene un nuevo enemigo en el vestuario del Real Madrid ("Hay que echarlo")

stop

El colombiano tiene cada vez menos sito en el equipo

La traición de Zidane a James Rodríguez se le deja sin sitio en el Real Madrid | EFE

05 de abril de 2017 (12:15 CET)

Sorprendió a todos. Zinedine Zidane declaró en la rueda de prensa previa al partido ante el Leganés que contaba con James para la temporada que viene y que quería que se quedara. Pero, ¿qué iba a decir?

La realidad es que el técnico no cuenta con el colombiano, al que ya quiso vender el pasado verano. "Hay que echarlo", se comentaba en los pasillos del Santiago Bernabéu. Pero las ofertas que llegaron no cubrían el mínimo que pedía Florentino Pérez –el club pagó 80 millones por él en el 2014 y el presidente no quiere vender por debajo de 60 'kilos'-.

En enero Zizou de nuevo quiso darle salida, peor entonces la sanción de la FIFA que prohibió al equipo inscribir más jugadores truncó el traspaso del media punta.

Planes

El técnico piensa ahora en el próximo mercado, para el que le ha exigido a Florentino que le busque una salida al 'cafetero'. Sin embargo, ni Juventus, ni Arsenal, ni United, ni PSG, ni Chelsea, equipos que ya han preguntado por él, superan los 40 millones. El presidente es tajante: por ese precio no vende.

El galo no ha tenido otra opción que ponerlo en el escaparate y elevar las virtudes del sudamericano con tal de encontrar quién pique en el anzuelo.

Prefieren a Asensio

Pero la salida de James no tiene sólo como objetivo llenar las arcas y librar al cuerpo técnico de la carga de un futbolista con el que no cuentan. Las intenciones pasan por dar más protagonismo a Marco Asensio.

El futbolista se ha ganado el puesto pese a las pocas oportunidades que le ha dado Zidane y los planes de los responsables para con el futbolista son que se convierta en el titular indiscutible en el centro del campo a corto/medio plazo.

En el cuerpo técnico y entre los dirigentes quieren que se convierta en el relevo en la medular, además de cubrirse las espaldas de la posible salida de Isco Alarcón. A James se le complica el futuro cada vez más.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad