James Rodríguez apunta y dispara | EFE

James Rodríguez raja de tres jugadores del Real Madrid (y a lo bestia)

stop

El colombiano arremete contra sus ex compañeros

26 de julio de 2017 (12:57 CET)

Se equivoca. James Rodríguez se ha olvidado muy rápido de su paso por el Real Madrid. Peor aún. no recuerda que dentro de dos años terminará su cesión al Bayern de Múnich y que muy probablemente tendrá que volver al Santiago Bernabéu.

“El Bayern de Múnich es muy grande. Tanto o incluso más que el Real Madrid”, declaró el media punta para el rotativo germano Sport Bild.

“Cuando pensaba si fichar por el Bayern, miré su plantilla y me dije que aquí había tantas estrellas como en el Real Madrid, con igual calidad”, añade el colombiano, en un acto que muchos han considerado como un desprecio al club que lo ha convertido en el crack mundial que es ahora.

Por la puerta de atrás

Y es que James salió muy quemado del conjunto blanco. El ‘cafetero’ acabó harto de Zinedine Zidane, a quien acusó de tener a sus privilegiados en el vestuario. Además, el sudamericano siempre supo que Zidane no le quería en el equipo y que el míster es una de las principales causas de su salida.

Pero las declaraciones al medio alemán no son los únicos ataques que el colombiano le ha dedicado al Real y a sus miembros en los últimos días.

A traición

El centrocampista no ha tenido problemas en arremeter contra Karim Benzema, el gran amigo del entrenador, al que el técnico le da minutos aunque no dé el rendimiento esperado.

Gareth Bale también se lleva lo suyo. James todavía no entiende como un jugador que se lesiona tanto como el galés y que ofrece tan poco al equipo a lo largo de una temporada disfrute de los mimos de Zizou. James considera que Bale es un jugador sobrevalorado.

Isco Alarcón tampoco se salva de la quema. Ambos jugadores han tenido que competir por el mismo puesto debido al overbooking existente en la medular blanca, sobre todo en el último año y las relaciones entre los dos cracks no han terminado de la mejor manera. 

Siempre hubo buenas palabras entre ellos, pero el colombiano siempre pensó que Isco tenía una doble cara. El malagueño siempre defendía que debían jugar los mejores, pero nunca comulgó con su discurso y se aprovechó al máximo de los enchufes del entrenador.

Con todo, James deberá pisar con pies de plomo. El fútbol da muchas vueltas y, de hecho, el jugador todavía no se ha desvinculado del Madrid. Si no quiere problemas a su vuelta, deberá cuidar un poco más sus palabras. Y, sobre todo, no morder la mano que le ha dado de comer.