Isco va a degüello: oferta, contrato y 30 días a Florentino Pérez

stop

El centrocampista andaluz mueve ficha

19 de abril de 2018 (20:48 CET)

​Isco Alarcón sabe que estas semanas que vendrán son muy importantes para su futuro. Entre otras cosas porque no lo tiene nada claro. Por un lado, el centrocampista está viendo como el Real Madrid avanza en Champions y está a tres partidos de conseguir la Decimotercera.

Por otro, ve como media Europa va tras él. No es ningún secreto que el andaluz no está para nada contento con su actual rol en la plantilla de Zinedine Zidane, y quiere dejar las cosas claras antes de seguir o no.

El aviso a Florentino Pérez

Y es que el nombre de Isco está en la agenda de dos de los clubes con más potencial económico de Europa: Manchester City y Chelsea. Tanto Pep Guardiola como Roman Abramovich se han puesto en contacto con el español y le han ofrecido una oferta con un contrato que le daría lo que no tiene a día de hoy en el Santiago Bernabéu: galones.

Unos galones que sí tiene en ‘La Roja’ pero que en el Real se le resisten. Si bien la afición está de su parte, Zinedine Zidane sigue teniendo muchas dudas y no le da la confianza necesaria que debe tener una estrella de la talla de Alarcón.

De ahí que desde el entorno del jugador se haya mandado un aviso a Florentino Pérez: el presidente tiene 30 días para tomar una serie de decisiones. Quieren saber quién será el nuevo técnico, hacia donde caminará la nueva plantilla y si su rol va a seguir siendo el mismo o no.

Isco avisa: “Si viene, me quedo en el Real Madrid” (y hay sorpresa)

La venta de Isco Alarcón, un problema

El problema que tiene Isco es que sus dos pretendientes no quieren dejarse una millonada en él. Quieren aprovechar su descontento en el Bernabéu para llevárselo casi regalado

Y es que, tal y como avisan desde dentro, las ofertas que han llegado por el español son de 40 millones más una serie de variables que elevaría el precio hasta los 60. Una cifra que se queda lejos de los 80, como mínimo, que está reclamando por él en Chamartín.

Pérez sabe que la situación con Isco está entrando en un terreno más que peligroso, y más teniendo en cuenta que si el crack hace un buen Mundial, su postura será aún más firme.

De momento, el presidente ya sabe que tiene un mes para dejar las cosas claras. Si Isco no obtiene las respuestas que espera, se irá. Por mucho que al madridismo le duela.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad