“¿Isco?” Si Florentino Pérez hablara…” (o lo que callan en el Real Madrid)

stop

El presidente y el secreto mejor guardado en el club blanco

26 de abril de 2018 (16:06 CET)

No todo fueron alegrías en la victoria del Real Madrid ante el Bayern de Múnich el pasado miércoles en el Allianz Arena. Pese a que los de Zinedine Zidane consiguieron darle la vuelta al marcador e irse al Bernabéu con un resultado más que bueno, un jugador quedó tocado.

No es otro que Isco Alarcón. El andaluz no tuvo un buen partido y el míster decidió cambiarlo. El caso es que muchos de los aficionados del Madrid se siguen preguntando “¿Isco”?

Y es que la situación del andaluz en el vestuario del Madrid es ya motivo de debate. El caso es que también son muchos los que, al ser preguntado por el jugador, responden “si Florentino hablara…”.

Lo que se calla en el Real Madrid

El caso es que si el presidente hablara muchos de los que aún defienden al español dejarían de hacerlo. Entre otras cosas porque Pérez aún no ha olvidado como se la jugó el malagueño hace un tiempo.

Cuando Isco y el Madrid se sentaron a negociar su ampliación de contrato, el jugador insistió mucho en una subida de ficha. Algo normal en estos casos. El problema, y eso es lo que más le dolió, y duele, al mandatario, es que Alarcón amenazó con irse al FC Barcelona, con quien había mantenido contactos y donde sí le pagaban (o al menos eso dijo) lo que él pedía.

Isco tiene un cara a cara con Florentino Pérez: una bomba, un fichaje sorpresa y una confesión final | EFE

Finalmente Florentino accedió y le subió la ficha por miedo a ver como el Barça le robaba a uno de los suyos, pero aún no le ha perdonado.

El futuro de Isco Alarcón

De hecho, no es ningún secreto que, a partir de ese momento, su situación en el vestuario también cambió. Y ha ido a peor. Ahora los pesos pesados del equipo ya no confían en él y cada vez está más solo.

Por su parte, Zidane sigue apostando por él, pero no tendría ningún problema en perderlo de vista. Algo que, ahora que se acerca el verano, parece cada vez más real.

Y es que entre el mal rollo con Florentino, un vestuario que le ha dado la espalda (¿con razón?) y un rendimiento cada vez más pobre, las horas de Isco en Valdebebas ya están contadas.

De hecho, Pérez está deseando que llegue una buena oferta (que de momento no ha ocurrido) para perder de vista a un Alarcón que tiene entre ceja y ceja.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad