Isco Alarcón | EFE

Isco se ríe de Florentino Pérez y Solari (y en su cara): la pillada que pone patas arriba el Real Madrid

stop

El centrocampista andaluz vuelve a estar en el punto de mira

18 de febrero de 2019 (12:40 CET)

Mucho se está hablando de la mala imagen que dio el Real Madrid ante el Girona. Sobre todo, de la derrota. Una derrota inesperada tras la buena racha de partidos de los últimos días. Marcelo, Bale, Solari, Odriozola…muchos son los señalados del traspiés ante los catalanes.

Sin embargo, el nombre que está poniendo de los nervios realmente a Florentino Pérez y a la directiva blanca es el de Isco Alarcón. Y es que una nueva pillada deja al centrocampista del Madrid en una situación más que delicada.

Una pillada que, por desgracia para el madridismo, no es la primera, ni parece que vaya a ser la última. Y es que parece ser que el español decidió no ir al Bernabéu a dar apoyo a los suyos.

Isco Alarcón | EFE

El lío cada vez es peor

Algo que ya ha ocurrido en más de una ocasión y que, visto lo visto, no parece que vaya a ser algo que no vuelva a suceder. Y es que la desconexión del andaluz con el equipo es más que evidente hasta el punto que muchos consideran que Isco se está riendo en la cara de Florentino y de Solari.

El hecho de colgar fotos en sus redes sociales de sus perros mientras su equipo se está jugando la vida en la Champions no es sino una muestra de la poca o nula implicación del centrocampista. De hecho, desde dentro hay quien no oculta que su lesión se está poniendo en duda.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Éramos pocos y pario la abuela” 🐶🐶🐶🐶

Una publicación compartida de Isco Alarcon Suarez (@iscoalarcon) el

Una lesión que le ha impedido jugar los últimos tres partidos y que hay quien lo considera una excusa perfecta para ‘borrarse’. Una actitud que no ha hecho otra cosas que poner al vestuario en su contra (ya nadie da la cara por él) y que Florentino ya esté pensando dónde empaquetarlo.

El problema es que estos líos dentro y fuera del vestuario no están haciendo más que devaluar su precio hasta cifras ridículas. Y eso sí que duele, y de verdad, a Florentino, que cada vez tiene más claro que, aunque le duela, no va a tener más remedio que prácticamente regalar a Isco.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad