Isco Alarcón | EFE

Isco monta el show (y es con Solari): “Sergio Ramos lo agarró”: las últimas 24 horas en el Real Madrid

stop

El andaluz estalla en Éibar

25 de noviembre de 2018 (10:37 CET)

Por quinto partido consecutivo, Isco Alarcón no entró en los planes de Santiago Solari. Al menos desde el inicio. El andaluz todavía no ha sido titular con el técnico argentino.

El andaluz gozaba de una posición privilegiada con Julen Lopetegui. El andaluz contaba con una buena dosis de protagonismo. Pero su presencia en el equipo se vio truncada por una inoportuna apendicitis. El futbolista se pasó tres semanas de baja.

Poco a poco se fue recuperando y parecía  que recuperaría su rol en el equipo. Pero entonces se produjo la debacle en el Camp Nou, el posterior despido de Julen Lopetegui y la llegada de Solari. Y todo cambió para Isco Alarcón.

El jugador ya había sido señalado en algunas ocasiones. Tras cinco temporadas en Chamartín seguía sin ser ese jugador de peso y decisivo que muchos llevan tiempo esperando. Ya no estaba Lopetegui para protegerlo.

Solari señala a Isco

Así, Solari lo dejó fuera de su primera convocatoria, en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Melilla. Fue una especie de primer aviso al centrocampista. Pero la respuesta del andaluz a la decisión de Solari no mejoró las cosas. Mientras el equipo disputaba el encuentro de la Copa, el jugador aparecía en las redes sociales, disfrazado y dispuesto a celebrar el Halloween.

Resultado de imagen de halloween isco

Aquello, sumado a que su estado de forma no ha ido a mejor, ha llevado a Santiago a dejarlo en el banquillo desde el inicio en los otros cuatro partidos disputados desde entonces.

Los resultados parecían estar dándole la razón al nuevo entrenador y a los miembros de la cúpula madridista que le dieron vía libre para que lo señalara.

Pero la derrota contra el Éibar devolvió al equipo blanco a la realidad. En Ipurúa quedó claro que el problema del Madrid es de fondo Y ahora es el jugador el que quiere explicaciones. Isco quiere saber por qué ha sido él el cuestionado.

 Isco | EFE

Isco se va a por Solari

De hecho, este sábado el jugador no podía estar más mosqueado mientras esperaba su entrada. Y cuando acabó el partido no estaba más calmado. “Sergio Ramos lo agarró”, apuntan en el entorno del vestuario. Y es que Isco estaba decidido a ir a por Solari y recordarle que ni la culpa de la mala trayectoria del equipo es suya ni sentarlo era la pócima mágica que muchos se pensaron.

El de Camas, por su parte, comparte con Isco que el problema en el Real es mayor, pero le pidió calma al jugador. En Éibar se vio que al final el tiempo lo pone todo en su sitio. Y retrata al que tiene que retratar. Y cada vez son más los que apuntan a Florentino Pérez y su gestión nefasta en el último año, que no ha sabido construir una plantilla que prolongara los éxitos blancos. Pero eso ya es otra historia.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad