Isco| EFE

Isco la lía (“¿Otra vez este payaso?”) y el que saltó no fue Sergio Ramos: el último feo en el Real Madrid

stop

El centrocampista andaluz y su enésimo follón en el vestuario blanco

25 de enero de 2019 (09:59 CET)

El Real Madrid se llevó ayer un buen susto en el Santiago Bernabéu. Llegaba la Copa y llega el Girona, un equipo al que los blancos deberían ganar siempre teniendo en cuenta la diferencia de calidad de las dos plantillas. Lo hicieron, pero no fue hasta los minutos finales del partido cuando los de Solari lograron cerrar el marcador.

Los catalanes pusieron en aprietos a un Madrid que, eso sí, salió con todo. Solari no quiere tirar la Copa del Rey quizás consciente de que es el único título que puede ganar de una forma relativamente fácil viendo como el Barça está contra las cuerdas.

Pero, de nuevo sentó a Isco en el banquillo. Algo que, si bien ya no es una novedad sino más bien una costumbre desde que el argentino se hizo cargo del primer equipo, no por ello deja de ser destacable.

Isco | EFE

El lío con Isco

El andaluz acabó entrando en la segunda parte a falta de 20 minutos. Pero el lío no se produjo en el campo, sino al acabar el partido. Y es que, cabreado por verse de nuevo en un segundo plano, el español no formó parte de las celebraciones del equipo.

Sergio Ramos y el resto de capos estaban eufóricos en el vestuario tras el 4-2. No así Isco. Un feo que disgustó A Luka Modric, que no dudó en reprimir la actitud del andaluz. De hecho, cuentan desde dentro que Alarcón fue de los primeros en marcharse del Santiago Bernabéu.

Un feo que no ha gustado nada ni en el vestuario ni en la directiva. Tanto es así que incluso por la zona noble del Bernabéu se escuchó la frase de “¿Otra vez este payaso?”. Y es que no es ningún secreto que la lista de ‘enemigos’ de Isco en el feudo blanco no para de crecer.

Y gestos y actitudes como las de ayer no hacen otra cosa que aumentar esta desafección hacia un Isco que está cada vez más solo. Eso sí, parece que no le quedan muchos mese vistiendo de blanco. Quizás por ello vive ‘al margen’.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad