Aviso a Florentino Pérez: “Me lo llevo”. Cristiano Ronaldo acepta (y la marca que paga la fiesta) | EFE

Isco la lía con el Barça en el Real Madrid-Girona (y avisa a Cristiano Ronaldo)

stop

Los pupilos de Zidane triunfan en el Bernabéu en un partido muy engañoso

18 de marzo de 2018 (22:44 CET)

Sigue la racha. El Real Madrid volvió a arrollar en el Santiago Bernabéu y confirma las buenas sensaciones, recuperadas desde que se enfrentó al PSG en la Champions.

Los blancos se comieron al Girona en un partido engañoso y loco (6-3). Si bien el Madrid dominó, los catalanes también tuvieron sus momentos. Pero no pudieron repetir la gesta de Montilivi.

Cristiano Ronaldo volvió a ser el protagonista. Con sus cuatro goles y también vestido de pasador, asistiendo a Lucas Vázquez para abultar el resultado, redondeado por Gareth Bale.

Zinedine Zidane apostó por la segunda unidad, con un once prácticamente clavado al que triunfó en el Parque de los Príncipes con Marco Asensio, Lucas y Kovacic de inicio.

Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Toni Kroos completaban la zona creativa del equipo. Obviamente, quedaron varios damnificados en el banquillo.

Isco Alarcón, Gareth Bale y Luka Modric vieron el partido sentados y participaron en el segundo tiempo. Pero cada vez parece más claro que los dos primeros lo tienen crudo.

Isco jugó ocho minutos

Especialmente mosqueado se veía a Isco, receloso de comprobar que cada vez que juegan Asensio y Lucas juntos el Madrid funciona mejor. Y se nota que Cristiano prefiere su compañía.

El crack malagueño, que fue el tercer cambio y solo dispuso de ocho minutos, tiene cada vez más asumida su marcha del Madrid el próximo verano. Su nombre aparece en distintos cambios de cromos: con Eden Hazard o Paulo Dybala.

Sin embargo, el internacional español lleva días avisando que este Madrid todavía está lejos de su mejor versión. Ganar al Girona de esta forma no tiene mérito. El Barça también les metió seis.

En el entorno del malagueño lo ven convencido de que el Madrid puede solventar la eliminatoria contra la Juventus o, incluso, ganar a un Bayern de Múnich en semifinales. Pero enfrentarse al Manchester City o el Barça es otra cosa. Los blancos saldrían escaldados.

La defensa hace aguas

El Madrid está muy mal en defensa. Cada partido encajan goles y cometen errores de cadete a la hora de defender acciones a balón parado. De otra forma no se explican los tres goles del Girona. Y pudieron haber sido más.

Raphael Varane está totalmente despistado, Nacho es un quiero y no puedo y Keylor Navas no pasa de ser un portero mediocre, muy lejos de los Ter Stegen, Oblak, De Gea o Courtois.

Cristiano Ronaldo endosa cuatro goles al Girona | EFE

Además, parece que el póker de Cristiano sea una hazaña histórica cuando prácticamente todos sus goles son de oportunista o delantero centro puro. Sin la magia de antaño.

La comparativa con Leo Messi es totalmente inconcebible. Pero la diferencia es que Cristiano tiene una obsesión con el gol y Messi quiere que el equipo gane y todos sean partícipes del triunfo.

Cristiano, a años luz de Messi

En los últimos dos partidos, el astro argentino casi ha celebrado más las buenas acciones de Dembelé –gol al Chelsea y asistencia contra el Athletic– que sus propios goles.

Mientras que CR7 los sigue festejando como si valiesen para conquistar otra Champions. Pero como Zidane no obre algún milagro en defensa, se antoja casi imposible revalidar la orejona.