Isco desata una tormenta en el Real Madrid

stop

Las altas exigencias del malagueño encienden el conflicto entre Zidane y Florentino

Isco Alarcón se encara con Florentino Pérez | EFE

22 de junio de 2017 (20:31 CET)

Y se desató la tempestad. En el Real Madrid. La originó un crack. Quería más dinero.

El móvil económico es el principal motivo de disputa entre los clubes y los futbolistas. El tiempo de juego sobre el terreno es lo que los enfrenta a los entrenadores. Florentino Pérez lo sabe.

El presidente del Real Madrid es un experto en lidiar en este tipo de asuntos. Sabe como tratar a los jugadores que piden más de la cuenta. Pero hay un caso que se le podría ir de las manos.

Isco Alarcón está empeñado en lograr una renovación de altura. El crack malagueño tiene la sartén por el mango.

El internacional español termina contrato con el Madrid el 30 de junio de 2017. Es decir, tan solo le falta un año más de contrato.

Si el Madrid no le paga cuanto quiere, Isco tendrá la posibilidad de salir del club blanco el verano que viene. A cambio, deberá aguantar un año infernal en el Bernabéu.

Lo normal es que Isco no juegue el próximo curso si no renueva. Ese es el gran argumento del Madrid para convencerlo. Con una amenaza latente: podría quedarse sin Mundial.

Sin embargo, antes de llegar a ese tipo de guerras, todo parece indicar que Florentino aflojará el puño. Es consciente de que Isco se lo ha ganado y lleva mucho tiempo esperando.

Envidias en el vestuario

Sin embargo, la renovación de Isco acarreará un nuevo problema latente: las envidias se desatan en el vestuario.

Una cosa es que los grandes cracks, titulares indiscutibles, cobren un sueldo de crack, y otra cosa es que lo haga un jugador que todavía lleva la vitola de suplente.

Isco se pondría a la altura de jugadores como Kroos, Modric o Ramos. Algo que no hace gracia a ninguno de los tres, considerados eminencias en Chamartín.

Futbolistas como Benzema, Carvajal y Marco Asensio tampoco ven un trato equitativo. Todos ellos pedirán pasar por caja para ser recompensados si a Isco le toca el gordo.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad