Eden Hazard| EFE

Hazard tiene la primera bronca en el Real Madrid (y es de las feas)

stop

El delantero belga y el lío que pone patas arriba el Santiago Bernabéu

06 de junio de 2019 (12:45 CET)

No es ningún secreto que en los próximos días Eden Hazard será presentado como nuevo jugador del Real Madrid. Si bien aún no es oficial, no son pocas las voces que aseguran en el Bernabéu que la llegada del delantero belga está más que hecha.

Un Hazard que lleva mucho tiempo en la agenda del club blanco y que, por fin, se convertirá en un nuevo galáctico de Florentino Pérez. Zinedine Zidane se lo había exigido desde el primer momento en el que se sentaron a negociar su vuelta, y el máximo responsable del club no ha hecho otra cosa que cumplir los deseos del míster.

La primera bronca de Hazard

Un fichaje además que, a falta de confirmación rondará los 100 millones de euros. El belga acaba contrato con el Chelsea el verano que viene y, tras muchos intentos de renovación, el club inglés ya ha entendido que no va a ser capaz de retenerlo.

Eden Hazard | EFE

De ahí que la cantidad pueda parecer menor tratándose del jugador que es. Hazard llegará para ser el dueño de la banda izquierda. Una banda izquierda que dejó huérfano Cristiano Ronaldo el verano pasado y que esta año han ocupado no de manera precisamente brillante Marco Asensio, Isco y Vinícius durante diferentes momentos.

Sin embargo, parece ser que la ficha que tendrá Hazard en el Real ya está escociendo en el vestuario. Por un lado hay voces que aseguran que será de 12 millones. Otros, como el medio italiano Tuttomercato, apunta que asciende a 15 millones de euros.

Una cantidad que ha puesto de los nervios a vacas sagradas como Sergio Ramos, Modric y Benzema que ya la han hecho saber a su entorno que no tardarán en llamar a la puerta del despacho de Florentino para reclamar un aumento en sus fichas.

Los tres saben que es muy habitual que fichajes nuevos de la talla del belga tengan fichas de galáctico, pero no están dispuestos a perder la oportunidad de ver mejorados sus contratos con esta excusa. El enfado y la bronca interna es más que evidente, y es probable que en los próximos días vaya a más.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad