Zinedine Zidane y Florentino Pérez | EFE

Hazard pacta con Zidane el último fichaje galáctico de Florentino Pérez para el Real Madrid

stop

El técnico galo pone un crack sobre la mesa del presidente

20 de julio de 2019 (18:55 CET)

El Real Madrid se estrena en un partido en la pretemporada esta madrugada. Los hombres de Zinedine Zidane se medirán al Bayern de Múnich en Houston, en el primer choque del Madrid 2019-20.

Un partido que servirá para que el técnico empiece a calibrar el equipo y empezar a diseñar el que será el nuevo sistema del equipo blanco. El míster ya avisó de que cambiaría el dibujo y está madrugada podríamos empezar a ver pistas sobre los planes de Zidane.

El Real Madrid, a examen

Real Madrid Houston

Además, ZZ podrá comprobar de primera mano en qué punto se encuentra cada jugador y qué sensaciones le transmiten desde el terreno de juego. También si se adaptan a su nuevo esquema. Y terminar de decidir sobre el futuro de algunos jugadores sobre los que todavía tiene dudas.

Uno de ellos es Gareth Bale. El delantero galés es uno de los cracks que figuraba en todas las quinielas como uno de los que saldría este verano. No es un secreto que el de Cardiff es uno de los descartes del entrenador.

Si le dio minutos desde su regreso no fue por más que para ponerlo en el escaparate. Y el que no le diera ni un minuto en el último partido de Liga, que podría haber sido su último con jugador del Madrid, deja claro que el míster nunca le ha tenido mucha estima al delantero. Aunque a él tampoco pareció importarle mucho.

Gareth Bale quiere lío

Zidane no quiere a Bale

El galo llegó a pedirle al presidente que se lo sacara de encima a cualquier precio antes de empezar la pretemporada. No quería volver a verlo entrenando a sus órdenes.

Su venta, sin embargo, lejos de acercarse, no hace más que complicarse cada día que pasa. Florentino Pérez no quiere dejarlo marchar por menos de 80 millones. Y el jugador quiere mantener sus 17 millones de euros de ficha. Y ninguno de los clubes interesados está dispuesto a satisfacer a todos.

Así las cosas, el mandatario le ha pedido a Zidane que recapacite y le dé una última oportunidad. Traspasarlo este verano sería una mala operación y le ha pedido al técnico que dé un paso atrás.

El futuro de Bale se decide en dos semanas

El francés no lo ve claro. Ya le ha dado demasiadas reválidas. En su primera etapa como entrenador merengue ya terminó quitándole la titularidad y a su vuelta al banquillo no ha visto ningún cambio de actitud por parte de Bale. Mantiene la desidia y el poco compromiso que le condenó el año pasado. Y el míster no quiere ocupar una ficha tan importante con un jugador en el que no confía.

Aún así, le dará minutos en los próximos partidos. Si responde, Zizou habrá recuperado un crack o habrá conseguido llamar la atención de compradores potenciales. Si no, tendrá argumentos suficientes para hacerle ver a Florentino por qué no cuenta con él.

Zidane decide el recambio de Bale

Eso sí: sea como sea, el galo ya tiene decidido a qué jugador quiere como relevo del británico. Y no es el Vinícius que querría el presidente. Zidane insiste por Sadio Mané.

No es un fichaje primordial como el que considera que es Paul Pogba. Pero considera que con el senegalés completaría un ataque de los que asustan en Europa.

Un Mané que puede jugar por ambas bandas y que cuenta con buenísimos informes de Eden Hazard, que le conoce bien de su paso por la Premier League y sabe de lo que puede aportar al equipo.

Lo que costaría Mané

El Liverpool, por su parte, ya se ha posicionado respecto a la posible venta del crack en alguna ocasión. Los reds tasan la operación en unos 160 millones de euros. Pero los blancos podrían rebajarla incluyendo a algún jugador. Y se conoce que en Andfield han preguntado en más de una ocasión por Marco Asensio.

Con Eden Hazard en el equipo el balear tendrá pocos minutos y Jürgen Klopp hace tiempo que busca a un sustituto de Phillippe Coutinho. Y el mallorquín, valorado en unos 80 ‘kilos’, encaja a la perfección con el perfil.

Empieza la cuenta atrás

Pero ojo. El tiempo corre. El mercado de la Premier cierra el 8 de agosto  a partir de entonces será muy difícil negociar con los clubes británicos.  El partido contra el Bayern empezará a marcar el camino. Y solo quedan dos semanas para decidir.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad