Karim Benzema clasico bcopa

“Hay fotos de Benzema”. Lío en el Real Madrid (o “Sergio Ramos, ¿por qué lo tapas?”)

stop

El delantero galo está en el punto de mira

28 de febrero de 2019 (12:40 CET)

Gol. Eso es lo que reclamaba una importante mayoría de los aficionados del Real Madrid que acudieron este miércoles a presenciar el primer Clásico de la semana en el Santiago Bernabéu.

Vinícius, la única baza en ataque

El único que aportó algo interesante en ataque fue Vinícius Jr. El brasileño fue el protagonista de las acciones más claras que tuvo el conjunto de Santiago Solari. Solo le faltó puntería y algo más de temple. Le falta esa pausa en el metro final. Tomar la decisión adecuada cuando encara portería.

Pero en lo que respecta al resto de atacantes que tuvieron minutos, Vinícius fue el mejor. Lucas Vázquez fue un quiero y no puedo durante los minutos que estuvo sobre el césped. Su rol incluida una faceta defensiva y de cobertura a Dani Carvajal. Lo que le dejaba sin fuerzas cuando le tocaba atacar.

Tampoco Marco Asensio aportó nada. En su defensa honra decir que entró en el minuto 81, con el 0-3 ya en el marcador. Es decir, poco o nada se podía hacer ya. El Madrid necesitaba cuatro goles y solo quedaban 9 minutos.

Vinicius Pique clasico copa

Ni Gareth Bale dio la talla. El galés entró con 0-1 en el marcador. Solari se olvidó de la contención de Lucas y buscó más contundencia en ataque con el de Cardiff.  Pero segundos después de la entrada del galés los culés anotaron el segundo. Un mazazo de los catalanes que acabaron con la reacción de Solari.

De hecho, lo único destacable de la actuación de Bale fue un disparo lejano y alto que casi se marcha fuera  por la banda.

La gravedad del caso Benzema

Pero el caso más flagrante fue el de Karim Benzema. El delantero francés salió desde el inicio pero apenas intervino en el partido. Casi no tocó balones y, por descontado, ni puso a prueba a Ter Stegen.

El francés tuvo un inicio de temporada bestial. Seis goles en los primeros cinco partidos así lo corroboran. Pero a continuación llegaron unos cuantos meses de sequía que le tuvieron en el punto de mira un largo tiempo. A principios del 2019 parecía que Karim recuperaba su mejor versión. Pero de nuevo la racha duró unos pocos partidos. Siete goles en ocho partidos.

Pero desde entonces Benzema ha vuelto a desaparecer. Solo suma dos goles en los últimos seis partidos. Una situación que le ha vuelto a poner en el punto de mira. “Sergio Ramos, ¿por qué lo tapas?”, preguntan muchos aficionados.

Y es que se dice por la capital que Benzema ha vuelto a las andadas en lo de ser un habitual en los locales de moda de Madrid. Aseguran que “hay fotos de Benzema” en las que se ve la vida social demasiado activa que lleva el galo fuera de los terrenos de juego.

Un asunto que no es nuevo y sobre el que piden a los responsables del club que tomen medidas. El único delantero centro de garantías que tiene el equipo no puede tener la cabeza más fuera que dentro. Y sino, que hubiera salido ya el pasado verano. Algo que será inevitable el próximo curso si el galo no espabila.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad