Gareth Bale le desmonta la idea a Florentino | EFE

Gareth Bale se carga un fichaje de Florentino Pérez con un “no voy”

stop

El extremo del Real Madrid tira por los suelos los planes del presidente con su negativa

12 de enero de 2018 (15:00 CET)

Florentino Pérez y Gareth Bale llegaron a un acuerdo hace unas semanas. Los dos acordaron que lo mejor para el jugador y para el club es que Bale se marche este verano. El ciclo del galés en el Bernabéu se ha acabado.

A partir de ese momento el presidente empezó a sondear el mercado en busca de posibles compradores del extremo. Todos y cada uno de los clubes que preguntaban por el eran de la Premier League.

En concreto fue el Manchester United de José Mourinho quién más interés está poniendo en llevarse al crack. Pero la idea de Florentino es otra.

Cambio de cromos

Lo que tenía en mente el mandatario blanco era incluir a Gareth en una de las dos operaciones que quiere cerrar este próximo verano con el Chelsea. O bien la de Hazard o la de Cortois.

Desde los despachos de la casa blanca saben que ninguna de las dos será barata, de ahí la idoneidad de incluir al crack para bajar el precio en el cambio de cromos. El caso es que cuando se le ha trasladado esta opción a Bale, el delantero ha dicho que ni hablar, que “no voy”.

¿El motivo? El Chelsea es el eterno rival del Tottenham Hotspur, club donde Bale jugó muchos años. Nunca traicionaría a su antigua afición.

La mejor opción

Descartada la opción Stanford Bridge, la oferta que más atrae al crack es la del United. Mourinho ya lo tanteó el pasado verano. En Old Trafford quieren hacer de él el nuevo referente en ataque del equipo y están dispuestos a darlo todo por ficharlo.

Incluso hace pocos días trascendía que están incluso pensando en ofrecer, entre fijos y variables, casi 100 millones por Bale.

Mourinho sabe que un Gareth sano y fuerte es uno de los mejores jugadores del planeta y lo quiere en su Manchester. Florentino de momento sigue escuchando ofertas y reza para que el delantero no se vuelva a lesionar. No sabe donde acabará jugando. Lo que sí sabe es que en el Chelsea seguro que no.