Gareth Bale mata a cuatro jugadores del Real Madrid (y pide la cabeza de un quinto)

stop

El efecto dominó que provoca el galés

Gareth Bale pone las cartas sobre la mesa | EFE

18 de febrero de 2017 (12:33 CET)

Jaque mate. El partido de este sábado ante el RCD Espanyol tiene un interés más que especial. Tras 88 días de baja, el aclamado Gareth Bale regresa al terreno de juego.

El galés ha sido la ausencia más destacada de los últimos tres meses. Y es que mientras que Cristiano Ronaldo y Karim Benzema no han convencido, especialmente el galo, el público reclamaba el protagonismo del atacante de Cardiff.

Durante los primeros meses de curso, Bale fue el miembro de la BBC que tiró del carro. El gran líder del conjunto inglés en la Eurocopa se trasladó al Santiago Bernabéu. Gareth hizo un gran arranque de temporada.

Por ello, la lesión del galés cayó como un jarro de agua fría en la casa blanca. Una pérdida que se ha notado a lo largo de estos casi tres meses.

Bendito problema

La alta del galés ha generado un efecto dominó muy peligrosos en el vestuario blanco. El regreso del titular indiscutible deja en la recámara a otros jugadores que en las últimas semanas han tenido un gran protagonismo.

Conscientes de que Bale llega con las pilas cargadas y con ganas de recuperar el tiempo perdido, nada hace pensar que Zizou le deje en el banquillo. Jugará sí o sí.

En este caso, el principal perjudicado de este regreso será Álvaro Morata. El atacante madrileño verá aún más reducido su protagonismo. Si hasta ahora no ha tenido continuidad, la cosa se complica aún más con el regreso de Gareth.

Otro señalado para perder protagonismo es Lucas Vázquez. El gallego ha encandilado a la afición con su garra y su talento en el campo. Ahora bien, es una evidencia que el joven perderá minutos con la entrada del galés. No hay lugar para todos.

Isco Alarcón y James Rodríguez también se verán afectados por el efecto dominó. Los dos centrocampistas ofensivos no han gozado de continuidad. Los intocables para la medular están más que decididos, por lo que con Bale y Cristiano sobre el terreno su protagonismo caerá en picado.

Jaque… ¿Al rey?

Este regreso afecta de pleno al crack luso. Mientras que hasta día de hoy su reinado ha estado tranquilo, ya que el rendimiento de Benzema ha sido más que bajo, Bale regresa con las pilas bien cargadas.

El galés espera volver a recuperar su mejor versión cuanto antes. Y es que con la tendencia a la baja que ha demostrado sobre el verde CR7 en los últimos meses, Gareth tiene una oportunidad de oro para ganar territorio y liderazgo en el equipo. Se ha acabado la tranquilidad para 'Cris'. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad