Gareth Bale | EFE

Gareth Bale acusa: el titular que quiere que Lopetegui se cargue en el Real Madrid

stop

El delantero señala a uno de los cracks en la victoria contra el Girona

27 de agosto de 2018 (09:38 CET)

El Real Madrid superó con solvencia el segundo compromiso de la competición liguera. Al conjunto de Julen Lopetegui le costó arrancar en la primera parte, pero en la segunda fue un completo vendaval merengue.

El Girona se adelantó en el marcador y auguró lo peor. Sobre todo viendo que el Real todavía no había disparado entre los tres palos. El que necesitara dos penaltis para dar la vuelta al resultado tampoco era buena señal.

El Madrid más diésel

No fue hasta el minutos 59, cuando Gareth Bale anotó el tercer gol, que la parroquia merengue no respiró tranquila. Mucho más cuando Karim Benzema anotó el cuarto y definitivo tanto. Pero los cuatro goles no fueron suficientes para convencer al personal. Y tampoco para algunos jugadores del equipo.

Precisamente, Bale fue uno de los que no salió contento del partido. El galés vio puerta y completó una buena actuación, pero no estaba satisfecho con el partido. Unas sensaciones de las que responsabiliza a un crack del equipo de Julen.

Bale señala a Isco Alarcón

Isco Alarcon girona

El británico asegura que Isco “tiene la culpa” de que al Madrid le costara arrancar. El delantero opina que el ex del Málaga es demasiado individualista, no conecta con el resto de sus compañeros y retiene demasiado el balón. Una visión sobre el futbolista similar a la que tenía Cristiano Ronaldo.

De hecho, solo hace falta ver la repetición de algunas jugadas del partido, en las que Isco intentó llevarse demasiado protagonismo, perjudicando al equipo en gran medida. En una en concreto, Alarcón le quita a Bale un remate franco a portería, enviando el balón fuera y provocando la desesperación del ex del Tottenham.

El de Gales avisa. No se siente cómodo con Isco. Si en el club quieren que Bale dé todo lo que se espera de él, exige tomar medidas con el centrocampista. Ya sea reeducándolo sobre el terreno de juego o sentándolo en el banquillo. Y el mensaje ha llegado al cuerpo técnico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad