Bale y su traición más inesperada | EFE

Gareth Bale acepta una oferta para salir del Real Madrid (y se lo dice a Florentino Pérez)

stop

El galés comunica a al presidente su decisión

26 de octubre de 2017 (17:13 CET)

Cada día que pasa la salida de Gareth Bale parece más clara. Desde los despachos del Bernabéu ya están contemplando seriamente deshacerse del galés a final de temporada.

Pese a llevar ya cuatro temporadas en el conjunto blanco, Bale nunca se ha adaptado ni al juego ni al vestuario. El rendimiento del extremo en el terreno de juego nunca ha sido el esperado. Florentino Pérez se dejó una buena cantidad de dinero por él, un dinero que según el presidente no ha sido amortizado: Gareth Bale se ha pasado casi los mismos partidos de baja que en los terrenos de juego.

Pero al margen de su rendimiento deportivo, Gareth no ha acabado de adaptarse al vestuario. No se ha integrado. Apenas tiene relación con sus compañeros excepto con Luka Modric. Ambos coincidieron en el Tottenham Hotspur y desde entonces conservan una muy buena amistad.

Ofrecido a Mou

Por todo esto Florentino ya ha empezado a mover ficha y ha sondeado el mercado en busca de salidas para Bale. Una de las opciones que se barajaron desde Chamartín fue el Manchester United.

Desde los despachos de Old Trafford estarían encantados con la llegada del galés pero José Mourinho ya ha dicho que no. El portugués no quiere ni oír ni hablar de un jugador ‘de cristal’.

Vuelta a casa

Con la negativa de Mourinho, Florentino ha decidido girar la vista hacia el sur de Inglaterra y contactar con el Tottenham. Tal y como avanzó Diario Gol, Pérez está preparando una operación que traería a Harry Kane al Madrid y devolvería a Bale a Londres.

Según algunas informaciones el galés ya habría dado luz verde a la negociacón con el Tottenham para volver a la Premier, liga en la que el extremo se hizo grande y donde sigue teniendo muy buen cartel.

El propio Bale habría confirmado a Pérez la decisión de hacer el petate a final de curso harto de lesiones, pitos y una falta de adaptación que lo ahoga en el Bernabéu. Una noticia que el presidente del Real ha recibido con los brazos abiertos.

Con la predisposición del Bale a irse, ahora solo falta empezar a negociar por Kane.