Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez tiene un tapado bomba para el nuevo tridente del Real Madrid 2019-20

stop

El presidente blanco se guarda un as en la manga

29 de noviembre de 2018 (11:55 CET)

​Florentino Pérez sigue trabajando en la sombra. Y mucho. Tiene trabajo. La plantilla actual del Real Madrid necesita muchos cambios. Un lavado de cara que rejuvenezca ciertas posiciones y, sobre todo, que ofrezca al entrenador del próximo curso (que parece claro que no va a ser Santiago Solari) un ataque en condiciones.

Algo que ahora no existe en el Santiago Bernabéu. Gareth Bale tiene la irregularidad como su mejor compañero de viaje, Karim Benzema no es que sea precisamente un killer y Marco Asensio (cuando juega) no es que tenga el gol entre ceja y ceja precisamente.

Karim Benzema y Gareth Bale| EFE

Florentino Pérez busca un nuevo tridente

De ahí que en las oficinas del feudo blanco estén ya preparando las diferentes ofensivas que se llevarán a cabo una vez acabe la presente temporada. Y es que el presidente tiene muy claro que la delantera debe ser cambiada de cabo a rabo.

Un nuevo tridente se asoma para el Real Madrid 2019-20. Y será de los que dará miedo. Las opciones son muchas. En la banda izquierda es el nombre de Neymar el que más ilusiona al presidente. No tanto a la afición, que prefiere invertir esa millonada (porque será una millonada) en Kylian Mbappé.

Si no es Neymar, Eden Hazard es el ‘plan b’. El belga se muere de ganas de aterrizar en el Santiago Bernabéu, donde Florentino y la afición hace tiempo que lo quieren ver de blanco.

Neymar Jr | EFE

En cuanto a la figura del ‘9’, también hay varias opciones: la primera, la preferida por la secretaría técnica, la de Harry Kane. El inglés es el galáctico soñado por Florentino. Si no es el del Tottenham, será Mauro Icardi quien llegue para ser el relevo de un Benzema que cada día que pasa está más sentenciado.

El tapado de Florentino Pérez

Pero es en la banda derecha donde del presidente tiene un as guardado en la manga. Bale será vendido, y el que llegue en su lugar debe ser un crack de primer nivel. Ahí aparece de nuevo la figura de Mbappé, aunque el PSG no venderá al francés y a Neymar en el mismo verano.

A no ser que la FIFA les acabe multando de manera severa, que está por ver, los franceses no se desharán de sus dos figuras en el mismo periodo de fichajes.

Es por eso que, teniendo en cuenta que al Madrid le será mucho más fácil hacerse con Neymar que con Mbappé (por precio y por la voluntad de Nasser Al-Khelaïfi de vender a uno u otro), la opción de hacerse con otro delantero para cubrir la baja de Bale gana fuerza. Un tapado que tiene nombre y apellidos: Roberto Firmino.

Firmino | EFE

Firmino está en la agenda

Y es que, tal y como cuentan desde dentro, el delantero del Liverpool está acumulando muy buenos informes de la secretaría técnica blanca. Un jugador con experiencia, con la edad perfecta (26 años) para dar llegar al Bernabéu y acabar de explotar y con una calidad indiscutible.

Y en el Madrid saben que el brasileño quiere salir de Anfiled. No precisamente porque no está a gusto, que lo está, sino porque quiere aterrizar en un club donde pueda ganar títulos importantes.

Un amigo para Neymar

Con un precio de mercado de 80 millones de euros (aunque Florentino asegura que podría llevárselo por menos), el brasileño sería el complemento perfecto para Neymar. Entre otras cosas porque los dos son íntimos y, como se ha comprobado en la selección de Brasil, se entienden a la perfección.

Una opción, la de Firmino, que si bien no es la prioritaria, sí que cuentan con el ‘ok’ de toda la directiva en el caso de poder acometer el fichaje de un Mbappé o un galáctico de primerísimo nivel.

Lo que sí que parece claro es que los fichajes tipo Mariano ya se han acabado. Ahora el Madrid tiene dos vías: la de los jóvenes a precio de oro que son vistos como una inversión a largo plazo (Vinícius y Rodrygo son el mejor ejemplo de ello) y la de los cracks contrastados.

Las medias tintas ya no tendrán cabida en una delantera en la que Florentino ya está trabajando y que, de una manera u otra, será completamente distinta a la actual. Algo que, viendo los goles y el juego del Real, la afición blanca agradecerá, y mucho.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad