Florentino Pérez tiene un problema: "No vale ni 50 'kilos'" (y el mosqueo de Zidane en el Real Madrid)

stop

El presidente intenta matar dos pájaros de un tiro

"No se va". Zidane avisa a Florentino Pérez con la salida de jugador del Real Madrid

17 de mayo de 2017 (13:05 CET)

Zinedine Zidane tiene un favorito. Hace semanas que el técnico puso sobre la mesa de los mandatarios el nombre de Eden Hazard. Tal y como venimos adelantando en Diario Gol, el belga es el gran deseo del míster madridista.

Florentino ya ha decidido sobre la propuesta del francés. El empresario quiso esperar al tramo final de la temporada y finalmente ha dado luz verde al traspaso del delantero del Chelsea.

Pero el dirigente blanco no llevará a cabo la operación a cualquier precio. El jugador está tasado en 70 millones de euros según Transfermarkt, pero desde Londres ya han avisado que no dejarán salir al belga por menos de 80.

En este sentido, el mandatario no quiere pillarse los dedos invirtiendo una morterada por un jugador que no está muy lejos de su madurez –tiene 26 años- y que ha demostrado a lo largo de su carrera profesional que no es un jugador del todo constante en su rendimiento.

Ante este panorama, el presidente busca la forma de abaratar el fichaje del pretendido de Zidane y ha hecho una contraoferta al conjunto blue.

Florentino ha propuesto a los británicos un cambio de cromos con Álvaro Morata. En la capital británica están muy interesados en el fichaje del canterano blanco y el presidente quiere aprovechar la oportunidad para cerrar una operación redonda, después de haber pagado solo 30 'kilos' el pasado verano por recuperarlo de la Juventus de Turín.

Pero en los despachos de Chelsea ni siquiera se han tomado en serio la propuesta de Florentino Pérez. "No vale ni 50 'kilos'". Los responsables de la T4 del Santiago Bernabéu buscan ahora otra fórmula para saciarlos deseos del míster.

Pero este movimiento no ha gustado nada a Zizou. Al técnico francés le mosquea el juego que se lleva entre manos Florentino.

Zidane teme que las exigencias desorbitadas del mandatario madridista terminen por mosquear al Chelsea y los británicos terminen cerrando las puertas a la operación Edeb Hazard.