Florentino Pérez se muerde la lengua con Neymar

stop

El presidente del Real Madrid apela a la prudencia hasta que llegue su hora 

Florentino Pérez se mofa de los problemas del Barça

26 de octubre de 2016 (21:50 CET)

Florentino Pérez se muerde la lengua. Apela a la prudencia provisional. El presidente del Real Madrid calla muchas cosas que serían auténticos bombazos. Tiene toneladas de informaciones privilegiadas con motivo del cargo que ostenta en el mundo del fútbol. Una de las más comprometedoras hace referencia a Neymar Júnior da Silva.

La filtración de principios de esta semana sobre el papel mojado en que quedó el acuerdo que tenía el Madrid con el Santos para el fichaje de Neymar –implicaba un amistoso entre ambos clubes– no es nada en comparación a todo lo que podría cantar Florentino. Hay muchas reuniones, conversaciones privadas y encuentros clandestinos con el padre del futbolista. Demasiados.

Florentino guarda la compostura por el momento. Primero, porque él siempre prefiere no tener que bajar al fango. Si decide decir algo lo hará a través de algún medio amigo, pero sabe que todavía no ha llegado la hora. ¿Y por qué no? Por un sencillo motivo: las relaciones con la familia Neymar siguen siendo buenas y el nuevo caso Figo todavía no es inviable. Ni mucho menos.

Ahorra para pagar la cláusula

En fútbol puede pasar de todo. Un mal año del Barça, una riña entre Neymar y Messi, una crisis institucional, una pitada del Camp Nou... Y Florentino sabe que Neymar no es Messi. ¿A caso Neymar ha dicho alguna vez en alto "nunca iré al Real Madrid"? No hace falta decir nada más, que diría el viejo Bern Schuster.

Florentino está esperando que llegue ese momento difícil. Esa escena de tensión. Esa crisis interna que precipite la salida de Neymar. Es cuestión de tiempo. Paciencia. Y cuando llegue la hora, con Cristiano Ronaldo al borde de la retirada, Florentino le ofrecerá ser el nuevo líder del Madrid. Le ofrecerá un club sin un Messi al que tener que soportar. Y le ofrecerá dinero. Mucho dinero para él. Y dinero para pagar la cláusula de rescisión. De momento, este verano ha empezado a ahorrar. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad