Florentino Pérez se gasta los 80 millones de Morata en una llamada bomba

stop

El internacional español cierra su fichaje por el Chelsea

Álvaro Morata retrata a Zinedine Zidane | EFE

19 de julio de 2017 (19:08 CET)

Álvaro Morata se va. El delantero madrileño tiene un acuerdo cerrado para fichar por el Chelsea. El club de Roman Abramovich pagará una locura por el internacional español, suplente en la plantilla de Zinedine Zidane

La cifra es desorbitada: 80 millones de euros irán a parar directamente a las arcas del Real Madrid. Florentino Pérez se frota las manos. Y no solo eso. Ya ha descolgado su teléfono. La llamada bomba está en marcha. 

Todo al negro. Como si de una partida de la ruleta en el Casino más lujoso de Madrid se tratase. Así se maneja el presidente blanco en el vigente mercado de fichajes. Le está saliendo todo a pedir de boca.

Florentino Pérez volverá a hacer saltar la banca tres años después. Su último fichaje sonado fue James Rodríguez: 80 millones de euros.

El año anterior contrató los servicios de Gareth Bale (101 millones), en lo que resultó ser la operación más cara de la historia del fútbol. Primer futbolista por el que se rebasaba la barrera de los 100 millones.

Posteriormente, el Manchester United de José Mourinho se marcó el tanto con la contratación de Paul Pogba (105/120). Hasta la fecha, nadie ha pagado más por un futbolista. Hasta que Florentino entre en acción.

El empresario planea asestar un golpe brutal al mercado este verano. Su objeto de deseo es Kylian Mbappé, el delantero del Mónaco que se cargó al Manchester City de Guardiola de la Champions.

Aunque el joven de 18 años está valorado en solo 35 millones de euros según el portal Transfermarkt, es posible que se convierta en el fichaje más caro de la historia. En Madrid dicen que Florentino estaría dispuesto a llegar a los 150 'kilos'. Tampoco es tanto teniendo en cuenta que ha recibido 80 millones por adelantado. 

Ajeno a las presiones

Por si las moscas, desde los clubes rivales ya se han encargado de comenzar a caldear el ambiente. Se habla de que el PSG está dispuesto a pagar el oro y el moro por Mbappé.

La realidad, no obstante, es que el jugador es un claro aficionado del Real Madrid, como ha dicho y demostrado en reiteradas ocasiones. Y tan solo dejará el Mónaco si es para vestir de blanco.

Florentino lo sabe y por ello tratará de rebajar sensiblemente el precio, ajeno a las presiones externas. Pero, por si las moscas, tendrá la billetera a punto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad