Florentino Pérez se deshace de un jugador del Real Madrid con un "lo mandas a China"

stop

El presidente pone el lazo al futbolista

Florentino Pérez Piqué| EFE

03 de mayo de 2017 (13:39 CET)

Más fuera que dentro. La cuenta atrás para la salida de Pepe del Real Madrid empezó hace tiempo. El central ha sido clave desde que llegó a Concha Espina en el 2007 procedente del Oporto. Titular indiscutible independientemente del entrenador que ocupara el banquillo blanco, el portugués está a punto de protagonizar una de las despedidas más tristes que se recuerdan en el Santiago Bernabéu.

El bajón del defensa ha sido bestial esta temporada. De los 31 partidos que disputó el año pasado, solo ha participado en 18 esta temporada. De hecho, en Liga disputó 21, mientras que este curso sólo ha entrado en 13.

La situación se complica

El jugador termina contrato el próximo 30 de junio y desde el club no tienen ninguna intención de renovarlo. El jugador pidió una prolongación a la baja, pero con 34 primaveras a las espaldas y visto el rendimiento del zaguero en los últimos meses, los responsables lo tuvieron claro desde el primer instante.

El mosqueo del jugador a raíz del pasotismo de los directivos llegó a tal punto que en las últimas semanas no ha entrado en la dinámica del grupo.

Desde el club informan que el luso arrastra molestias, pero el cuerpo médico no concreta ninguna lesión. Sin ir más lejos, en los muchos entrenamientos se le ha visto junto a Fabio Coentrao realizando carrera suave al margen del grupo.

No obstante, el jugador dio un paso atrás y rectificó en su decisión. Quiere quedarse en la capital de España y lanzó un órdago al Real.

El último anzuelo de Pepe

Informó a los mandatarios de una oferta del futbol chino en la que ganará el triple de la cantidad por la que se quedaría en el Madrid. En otras palabras, le dijo a Florentino y compañía que estaría dispuesto a ganar una tercera parte de lo que le ofrecen por permanecer en Chamartín.

Pero en el club no quieren saber nada de él. "Lo mandas a China". En la T4 del Santiago Bernabéu le han puesto un lazo y han dado carpetazo al asunto. 

En la entidad blanca no perdonan los repetidos actos de rebeldía que ha mostrado el portugués y  que después de 10 años en el Real no haya entendido que el club está por encima de cualquier jugador. Sí o sí, la taquilla de Pepe tendrá un nuevo inquilino la temporada que viene.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad