Florentino Pérez reserva 55 millones para desatar una guerra civil en Madrid

Florentino Pérez reserva 55 millones para desatar una guerra civil en Madrid

stop

El presidente del Real Madrid pone en marcha un 'pelotazo' escandaloso

20 de octubre de 2017 (21:09 CET)

Se avecina una guerra civil. Y no hablamos de Catalunya. La movida se perfila en pleno epicentro de Madrid, gran capital de España.

El Real Madrid, mal llamado equipo del gobierno y (…) del país, prepara algo parecido a un golpe de Estado contra sus vecinos del Manzanares: el Atlético de Madrid.

El presidente Florentino Pérez se ha tomado un respiro de sus densas negociaciones sobre la compra de Avertis para distraerse con su pasatiempo favorito: el fútbol.

Y qué mejor que enredar un poco al bueno de Enrique Cerezo, tan diplomático cuanto ingenuo: se empeña en hacer valer algún tipo de pacto de no agresión inexistente.

El Barça y el Real Madrid sí que lo tienen. Y desde hace años, unos y otros no se atreven a tocar los respectivos jugadores del eterno rival. Ya tienen bastantes frentes de batalla abiertos.

Pero el Atleti es otra historia. Ya se fue Theo Hernández este verano previo pago de la cláusula de rescisión y, ahora, Florentino se plantea fichar al otro hermano. El bueno, supuestamente.

Lucas Hernández también es defensa pero suele jugar de central y no tiene ningún apego especial hacia el Atlético. El harén de franceses que hay en el Madrid le gusta más.

Zidane no solo lo quiere, sino que lo necesita. La defensa blanca anda algo mermada este año: Sergio Ramos se hace mayor, Varane se lesiona demasiado y tanto Nacho como Vallejo están algo limitados.

A por los hermanos Hernández

Juntar a Lucas con su hermano Theo y los demás franceses del Madrid –Benzema, Varane y el propio Zidane– en un club que gana más títulos y le pagaría mejor, es una opción que no deja lugar a las dudas.

Pero hay un pequeño problema: una cláusula de rescisión contractual de 55 millones de euros. Quizás demasiado dinero para un defensa de 21 años. Bueno, pero que no es Beckenbauer.

Aunque tampoco Ramos lo parecía cuando el Madrid apoquinó 24 millones de euros al Sevilla en 2005. Parecía un escándalo y 12 años después es un capitán incontestable.