Florentino Pérez recibe chivatazos de un nuevo 'caso Figo' (pero al revés)

stop

Crece la preocupación en el Real Madrid ante la posible marcha de un crack

Florentino Pérez tiene a la primera ficha de su nuevo proyecto | EFE

28 de diciembre de 2016 (19:10 CET)

Florentino Pérez fue el autor de una de las operaciones más brillantes y a la vez polémicas de la historia del fútbol: el caso Figo.

El presidente del Real Madrid convenció a Luis Figo por los albores del año 2000, cuando era uno de los jugadores más queridos en el Barça, para firmar un curioso contrato.

El acuerdo consistía en que Figo ficharía por el Madrid si Florentino ganaba las elecciones y pagaba su cláusula de rescisión: unos 60 millones de euros.

Figo, movido por su agente, dio el visto bueno a la operación. Después alegó que lo hizo porque nunca pensó que aquél "chiflado" fuese a ganar las elecciones blancas.

Isco piensa en azulgrana

El caso era que si Figo no cumplía su palabra, estaba obligado a pagar una suculenta indemnización al Real Madrid. Cosa que, por supuesto, se negó a hacer.

Aquella traición pasó a los anales de la historia del fútbol. Joan Gaspart, entonces presidente del Barça, se negó a pagar la cláusula para retener a su jugador estrella y no solo eso, sino que acordó un traspaso con Florentino.

Muchos años después, es un jugador del Madrid el que sueña con vestir la camiseta del Barça. No es ningún secreto: su perro se llamaba Messi.

Isco Alarcón no está feliz en el Madrid y sondea la posibilidad de reforzar el centro del campo azulgrana dentro de un año y medio.

El nuevo Iniesta

Su misión consistiría en ocupar el puesto de Andrés Iniesta, que por el momento brilla con luz propia a pesar de sus 32 años (cumple 33 en mayo).

Isco termina contrato en junio de 2018 y busca alternativas de futuro que pasen por propocionarle más minutos de juego.

Vistas las largas que ha recibido por parte del Madrid para renovar, su agente se ha puesto manos a la obra para recalar en un equipo donde cobre más y pueda llevarse, incluso, una prima de fichaje.

Dolido con el Madrid, Isco considera que la mejor manera de devolver el mal trato recibido a Florentino sería fichar por el eterno rival.