Florentino Pérez pone fecha de caducidad a Zidane en el Real Madrid  

stop

Los últimos acontecimientos en el Santiago Bernabéu encienden la llama

los jugadores exigen la salida de un crack a Zidane | EFE

28 de enero de 2017 (10:03 CET)

¡No será el sacrificado! Los últimos acontecimientos vividos en el Real Madrid han despertado a la bestia.

Cuando los resultados llegan, la afición mantiene la ilusión, la directiva está tranquila. Todo es de color de rosa. Sin embargo, cuando los momentos difíciles hacen estragos, las cosas se complican.

Y es que hace dos semanas, cuando se lograron los 40 partidos sin perder, todo era maravilloso. Ahora el panorama ha cambiado radicalmente. Las derrotas han regresado a la caseta blanca, por lo que el nerviosismo se palpa. La directiva no respira tranquila.

Buscan culpables

En este caso, la primera figura sobre la que se siembra la duda es la de Zinedine Zidane. Ya es un clásico en el club merengue. Si algo falla, Florentino Pérez toma el mando y pone en la puerta de salida al técnico. Es la situación que se ha repetido en los últimos años.

Sin embargo, esta vez algo está cambiando. El presidente madridista parece haber aprendido la lección y si las cosas no mejoran, Zizou no será el sentenciado.

Al parecer, la cúpula blanca ha encontrado en el entrenador francés una figura de referencia. Por ello, la idea de la plana mayor blanca es rejuvenecer la plantilla y dar los primeros pasos de un nuevo proyecto, pero manteniendo una figura estable: la de Zidane.

Tiene el voto de confianza

Según apuntan fuentes internas de la entidad madrileña, Florentino contempla al galo en sus planes. La idea del magnate merengue es aguantar al técnico –mínimo- hasta 2018, pase lo que pase a finales de este curso.

El carisma del francés con el madridismo es tal que el máximo mandatario del club considera que es el gran talón de Aquiles sobre el que debe tirar el carro.

Su gran recorrido como leyenda sobre el césped le otorga autoridad. Pero aún hay más. La Undécima ganada como entrenador es su seguro de vida en el Santiago Bernabéu.

Limpieza a fondo

Teniendo este escenario como telón de fondo, parece ser que en la directiva blanca lo tienen claro: si el 2017 se cierra con el casillero a cero, el Madrid hará una limpieza a fondo. Ahora bien, la figura que se mantendrá intacta será la del entrenador. A día de hoy, Zidane es intocable.

En especial, el objetivo del máximo dirigente merengue es formar un tándem con el galo para construir un equipo ganador. No le importará sacar la billetera en verano. Florentino quiere darle a Zizou todas las piezas que necesite para situar al Madrid en lo más alto. Volver a convencer.

Una confianza limitada

Sin embargo, el seguro del francés en el banquillo blanco no es vitalicio. Si en 2018 la situación no mejorase, la paciencia se agotaría. Zidane es consciente de que está en un club muy exigente, por lo que su compás lo marcarán los títulos logrados.

Aun así, por el momento, el francés puede respirar tranquilo porque tiene la confianza de los directivos en el bolsillo. Si tienen que ir cayendo fichas, el galo será el último. Confianza en Zizou. Tiene crédito.