Florentino Pérez pone en su sitio a Zidane ("Éste juega el domingo")

stop

La exigencia de la cúpula al míster para el partido ante el Villarreal

Zidane calienta el derbi con una llamada a un crack | EFE

24 de febrero de 2017 (13:18 CET)

En Mestalla fue evidente. El Real Madrid le necesita. Su presencia es vital en el equipo. El mismo Zinedine Zidane reconoció que con él en el campo "el equipo es otro".

Volvió ante el Espanyol, 88 días después de lesionarse. Sus aportaciones se notaron inmediatamente. Suyo fue el gol de la sentencia a poco más de un cuarto de hora para el final.

El míster decidió dosificarlo ante el Valencia y lo dejó en el banquillo de inicio. El resultado forzó su entrada y pese a que el conjunto blanco no pudo remontar, su actuación fue de las más destacadas.

Preocupación por el domingo

El Villarreal es el próximo escollo de los merengues en su lucha por la Liga y los responsables del club no quieren más sustos como el del miércoles.

El submarino amarillo llegará al choque con ganas de resarcirse de la eliminación en la Europa League y no le pondrá las cosas fáciles a los de Zizou.

La exigencia

Desde el seno del club le exigieron a Zidane que Gareth Bale debía jugar desde el primer minuto. El de Cardiff es el as en la manga que debe calmar los ánimos en Chamartín y devolver la identidad al líder d ela Liga.

Cristiano Ronaldo sigue sin recuperar su mejor versión. Karim Benzema continúa con su dinámica intermitente. Mientras tanto, el equipo no termina de encontrar la regularidad.

Bale es la gran esperanza blanca. Es un arma de doble filo. Se espera que dé el plus necesario al equipo para sacar los resultados adelante y terminará con las esperanzas de un Barça que, pese a estar en el final de un ciclo, sobrevive gracias a los errores del Madrid

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad